Los operarios de los servicios municipales de aguas, héroes

La Tribuna
-

Garantizar el suministro en cantidad y calidad y un saneamiento limpio en tiempos del Covic-19 es posible gracias los trabajadores del servicio municipal de aguas

Un operatio de la EDAR de Estviel, en Toledo, telegestiona la EDAR para garantizar que el agua que se devuelve al medioambiente se hace en las mejores condiciones. - Foto: La Tribuna

El Servicio de Agua siempre ha sido un servicio esencial, pero aún más en la actualidad, en la que una pandemia como la que estamos sufriendo no lo puede detener. Aunque pueda parecer algo sencillo, el simple gesto de abrir un grifo para lavarse las manos, cuando la higiene es fundamental para combatir el virus del Covid-19, conlleva un trabajo indispensable.
A los profesionales de Aqualia, 535 en Castilla-La Mancha, les ha tocado vivir situaciones de crisis por diferentes motivos, como sequías, episodios de calidad del agua y otras similares. Situaciones que les llevaron a perder el sueño algunas noches y a tener que dar lo mejor de ellos mismos en circunstancias difíciles. Fueron situaciones excepcionales y puntuales, localizadas en algún servicio. Pero nunca se habían enfrentado a un fenómeno como esta pandemia que afectase de manera tan generalizada.
Pero los profesionales de la empresa han demostrado una gran capacidad de adaptación a las nuevas circunstancias sobrevenidas, aunque sean tan inimaginables como la que estamos viviendo.  En solo unos días, han sido capaces de aplicar a su día día  planes de contingencia, que han cambiado la forma habitual de trabajar, en algunos casos radicalmente. Para ello se ha contado con el apoyo de la mayoría de los representantes de los trabajadores y, lo que es más importante, con la comprensión e implicación de todos y cada uno de los profesionales de la empresa.
Dos operarios realizando tareas de mantenimiento en un rebombeo a 7 metros de profundidadDos operarios realizando tareas de mantenimiento en un rebombeo a 7 metros de profundidad - Foto: La TribunaConscientes de que más de 800.000 ciudadanos de Castilla-La Mancha, de 180 municipios, depositan a diario su confianza en ellos, han redoblado su esfuerzo y capacidad de trabajo para que el ciclo integral del agua funcione con normalidad. Y es que todo ha cambiado para que todo siga igual. Desde el inicio del estado de alarma, Aqualia  desarrolló a nivel nacional un Plan de Contingencia con dos objetivos fundamentales: limitar y minimizar el impacto de la crisis sanitaria en los empleados, y garantizar el suministro de agua y el saneamiento, protegiendo las actividades y activos críticos. Este Plan respondió a una estrategia dinámica y está sometido a una actualización permanente a través del Comité de Crisis creado al efecto.
Unos planes de contingencia que se han implementado con «brillantez» y en colaboración con los Ayuntamientos, en cada municipio en el que la empresa presta servicio en Castilla-La Mancha, que ha conseguido garantizar la seguridad de las personas y, al mismo tiempo, asegurar la prestación de un servicio esencial para nuestra sociedad.
«Los trabajadores de los servicios municipales de aguas han estado convencidos de su papel esencial desde el primer día, y se deben de sentir orgullosos de ello», aseguran desde Aqualia . Y es que han continuado realizando con normalidad, siempre manteniendo las medidas higiénicas y recomendaciones sanitarias la reparación de averías, la toma de muestras de agua para el control de calidad, la limpieza del alcantarillado para evitar inundaciones,  atender a los clientes.. etc. tareas que, aun pareciendo sencillas y cotidianas, nunca lo son y menos ahora. Mostrando su vocación de servicio público las 24 horas del día los 365 días del año, esto es, incluidos fines de semana y festivos.
Trabajo de una técnica de laboratorio para garantizar la calidad del agua.Trabajo de una técnica de laboratorio para garantizar la calidad del agua. - Foto: La TribunaEn su día a día, los trabajadores del agua han tenido que asumir importantes cambios, tanto el personal de calle, el cual se ha organizado de tal modo que  55% tienen actividad presencial, un 25% de guardia , y un 30% se encuentra de retén disponible en caso de necesidad. Del mismo modo el 56% del personal de oficina, teletrabaja.
Especialmente delicado ha sido el garantizar la protección de los profesionales que trabajan en primera línea; primero por su seguridad personal y, segundo, en beneficio del entorno en el que trabajan.
Los trabajadores de primera línea han estado apoyados en todo momento por el resto de la plantilla, que cuenta ya con una gran experiencia en ‘telegestionar’. Aqualia ha venido implantando en los servicios que está presente sistemas de telecontrol que permiten a los técnicos el acceso en tiempo real a la situación de estas instalaciones, además de disponer de un sistema de alarmas que nos avisa ante incidencias predeterminadas, como por ejemplo del nivel de los depósitos, avería en el funcionamiento de electrobombas, etc...
Un operario, repara una avería durante el estado de alarma.Un operario, repara una avería durante el estado de alarma. - Foto: La TribunaFinalmente, el control de la calidad del agua siempre es un asunto esencial, pero en esta situación, cobra aún más importancia. Desde el inicio del estado de alarma, los técnicos de los laboratorios de Aqualia tampoco han descansado. Han realizado más de 3.000 determinaciones analíticas al agua para controlar su calidad.
Normalidad en el Servicio. En Castilla-La Mancha se ha mantenido una total normalidad en todos los ámbitos, desde la captación del agua, su tratamiento, almacenamiento, distribución a las viviendas y locales, así como su evacuación para su tratamiento en las estaciones depuradoras antes de devolverla al medio ambiente.
En cuanto a la atención al cliente, a pesar de que las oficinas se han mantenido cerradas como medida de seguridad, el personal de Aqualia ha continuado su labor diaria, principalmente en modalidad de teletrabajo. Pero, en este momento más que nunca, es destacable la apuesta por los canales telemáticos, y actualmente podemos ofrecer a los ciudadanos diferentes formas de realizar su gestiones sin moverse de casa, todas ellas bajo la marca ‘Aqualia Contact’, disponiendo de herramientas como la página web, la oficina virtual, números de teléfono gratuitos de atención 24 horas, la app y twitter.
Medidas sociales adoptadas. Antes de que se publicase el primer decreto incluyendo la prohibición del corte de suministro a personas en situación de vulnerabilidad, Aqualia adoptó la medida para garantizar el abastecimiento a todos los ciudadanos mientras persistiera la situación de excepcionalidad provocada por el Covid-19.
En colaboración con los ayuntamientos ha venido adoptando medidas sociales de diversa índole. Además de la suspensión de todos los cortes por impago, en caso de ausencia de lectura de contadores, se emitirá factura por el importe mínimo a los servicios afectados por el cierre obligatorio por el estado de alarma; el aplazamiento y fraccionamiento de deudas a través de planes personalizados o el refuerzo de los canales de atención telemática permanente a disposición de los ciudadanos (teléfono, app, web, RR.SS) para ofrecer la solución más ajustada a su situación concreta.