Los usos culturales, prioridad en el Palacio de Torremejía

A. Criado
-

El objetivo del empresario y político mexicano Mauricio Fernández es rescatar la esencia de la construcción del palacio original de los marqueses de Torremejía, dando prioridad a los usos culturales frente a los comerciales y residenciales

Los usos culturales, prioridad en el Palacio de Torremejía - Foto: Pablo Lorente

El empresario y político mexicano Mauricio Fernández Garza dio a conocer este jueves el proyecto de rehabilitación que emprenderá durante los próximos meses en el Palacio de los Marqueses de Torremejía de Almagro, una joya arquitectónica renacentista que adquirió hace unos meses y que tuvo a las monjas dominicas como últimas inquilinas. Durante su intervención hizo hincapié en que dará prioridad a los usos culturales frente a los comerciales y residenciales y anunció, en este sentido, la creación de un museo de arte popular de México en la capilla que utilizaban las religiosas. Fernández Garza, que ha estado muy vinculado a la ciudad encajera desde que en la década de los años 70 adquiriera en una subasta el artesonado de la Antigua Universidad Renacentista, manifestó que el objetivo primordial es «recuperar la esencia de la construcción original del siglo XVI» de este majestuoso inmueble ubicado en la plaza de Santo Domingo, justo enfrente del Palacio de los Condes de Valdeparaíso, «limpiando los agregados» de los últimos siglos. «Es un diamante sin pulir», enfatizó el empresario mexicano, que la primera vez que visitó el edificio, aconsejado entre otros por Luis Arroyo Zapatero, exrector de la Universidad de Castilla-La Mancha, se sorprendió por el estado de conservación y la calidad de este palacio renacentista. El proyecto contempla la creación de una zona ajardinada en el patio de entrada, donde también pretende levantar un pequeño establecimiento de restauración. Ya en el interior, en la planta baja, se habilitarán «cuatro o cinco habitaciones», que formarán parte de la residencia privada de Fernández Garza junto a una zona de servicio.  Tras estas dos fases, una tercera se centrará en la musealización de la parte alta del edificio. Y es que los trabajos de restauración y consolidación realizados hasta la fecha han sacado a la luz los primeros grandes tesoros que ocultaba el palacio, entre ellos, unas ricas pinturas murales realizadas entre los siglos XVIII y XIX, que fueron descubiertas por el propio empresario y en cuya recuperación trabaja ahora el afamado restaurador mexicano Manuel Serrano. Las pinturas se reparten por todos los salones y mantienen un alto grado de conservación que ha sorprendido a los restauradores. En estas pinturas (hay unas fechadas en 1802) se representan antiguas embarcaciones portuguesas indígenas y escenas chinas que representan la vida cotidiana que han cautivado la atención de los expertos y que ahora se van a investigar. Para hacerlas visibles, los responsables de la restauración han tenido que retirar varias capas de otro papel con las que habían sido tapadas. El arquitecto encargado de la rehabilitación del Palacio de los Marqueses de Torremejía subrayó que es «un proyecto vivo», ya que cada cata arqueológica realizada descubre un nuevo tesoro. Explicó, en este contexto, que la cuarta fase incluye la construcción de un hotel en la parte alta, pero tampoco se descarta que esa zona se dedique a la ampliación del espacio museístico. El proyecto de rehabilitación se extenderá durante aproximadamente un año y medio y supondrá una elevada inversión, a la que hay que sumar los cerca de 800.000 euros que costó la compra del inmueble a la orden de los dominicos el pasado mes de marzo, como ya avanzó este diario. «Ojalá que haya muchos más Mauricios para invertir en el gran patrimonio de Almagro que está en riesgo de perderse», sentenció el alcalde, Daniel Reina.

Más fotos:

Los usos culturales, prioridad en el Palacio de Torremejía
Los usos culturales, prioridad en el Palacio de Torremejía - Foto: Pablo Lorente
Los usos culturales, prioridad en el Palacio de Torremejía
Los usos culturales, prioridad en el Palacio de Torremejía - Foto: Pablo Lorente
Los usos culturales, prioridad en el Palacio de Torremejía
Los usos culturales, prioridad en el Palacio de Torremejía - Foto: Pablo Lorente