La Junta creará en junio un Observatorio de Precios

Redaccion
-

El consejero de Agricultura recordó que el sector agroalimentario representa el 16 por ciento del Producto Interior Bruto y que durante esta crisis «ha dado la talla más que ningún otro»

Franciso Martínez Arroyo, consejero de Agricultura. - Foto: José Ramón Márquez

«Esta región es una enorme potencia agroalimentaria», defendía ayer el presidente del Gobierno regional, Emiliano García Page, en su visita a la empresa de embutidos y platos precocinados Emcesa ubicada en la localidad toledana de Casarrubios del Monte. Y allí anunciaba García-Page que en junio «vamos a aprobar un Observatorio de Precios, con alcance oficial, en el que van a participar todos los afectados para garantizar de forma extrema la transparencia de los precios finales al consumo».
El presidente regional realizaba este anuncio, señaló, tras haber mantenido un encuentro esta semana tanto con productores  (agricultores y ganaderos) como con cadenas comerciales, intermediarios y consumidores. El objetivo, matizó, es que se pueda recoger una «trazabilidad transparente y accesible» en el precio final. 
Page concretaba que el objetivo es aprobar la regulación normativa de este Observatorio en junio convirtiendo a Castilla-La Mancha en la segunda comunidad con  un organismo de estas características que, expuso, «espero que con el tiempo todo el mundo se sume a esta iniciativa».
El presidente consideró que este Observatorio será «un auténtico empuje  para el sector primario y la industria agroalimentaria porque   competirá mejor cuanto más transparencia y solvencia tenga».
Y sobre la importancia de la industria agroalimentaria también incidió el consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, que la describió como la industria «que representa lo mejor de Castilla-La Mancha» puesto que se trata del sector económico más importante de la región que, además, ha demostrado «que es muy capaz de hacer frente a la adversidad».
«La cadena agroalimentaria», añadió, «ha dado la talla probablemente más que ninguna otra y es una actividad adaptada a todo», elogió para subrayar que esta cadena «supone cerca del 16% de la riqueza regional» por lo que «no hay actividad económica más importante en Castilla-La Mancha» y por ende merece el reconocimiento de los consumidores.
Al respecto no olvidó reseñar que en la base de esta cadena alimentaria están los agricultores y ganaderos,  «más de 120.000 familias  que dependen mucho de que hagamos la cosas bien». En este sentido, recordó que se ha garantizado una prórroga de la PACpara dos años más, de modo que «tengan garantía, seguridad y certidumbre de que habrá renta garantizada en el sector agrario».
También se refirió el consejero al trabajo adelantado que el sector agroalimentario tiene en materia de condiciones higiénico-sanitarias frente a las nuevas exigencias que se van a plantear y alabó el papel que están teniendo en esta crisis como garantes del suministro de alimentos a aquellas familias que más lo necesitan. 
Y es que Emcesa, la empresa familiar que ayer visitaron los responsables regionales, ha suministrado raciones de comida preparada para más de 200 familias de la Mancha  toledana de la mano de Protección Civil y en colaboración con la Escuela de Hotelería que el Gobierno regional tiene en Tembleque (Toledo). 
Un gesto que forma parte de la «responsabilidad social de empresas como la nuestra», señalaba el director general de Emcesa puesto que «en otras situaciones esta parte de la sociedad nos ha dado lo que hoy tenemos», agradecía.