Núñez apela a la unidad para gritar bien alto "ni una más"

Redacción
-

El líder regional del PP lanza un mensaje de esperanza ya que, a pesar de que queda mucho por hacer, España cuenta con los sistemas de protección más avanzados del mundo

Núñez apela a la unidad para gritar bien alto "ni una más"

El presidente del Partido Popular de Castilla-La Mancha, Paco Núñez, ha apelado este lunes a la unidad de los partidos políticos para gritar “alto y claro que ni una más”, refiriéndose a las víctimas de la violencia de género, y para que caiga “todo el peso de la ley” contra la violencia de género.

De esta forma se ha expresado el responsable de los populares en la región momentos previos al acto institucional con motivo de la conmemoración del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres que ha tenido lugar en el Teatro Auditorio de Cuenca y durante el que ha estado acompañado por el presidente provincial del PP de Cuenca, Benjamín Prieto, la diputada nacional Beatriz Jiménez, la portavoz del PP en el Ayuntamiento de Cuenca, Luz Moya, y varios miembros del Grupo Parlamentario Popular en las Cortes Regionales.

Núñez, que ha comenzado su comparecencia condenando el último caso de violencia de género con una víctima mortal en Tenerife, ha indicado que la violencia contra las mujeres es una de las violaciones de los derechos humanos más extendidas, persistentes y devastadoras del mundo que ataca a las mujeres sin distinción de raza, lugar de nacimiento, edad o clase social por lo que ninguna mujer está libre de la misma en ninguna parte del mundo. 

En un día como hoy y todos los días del año, según ha relatado el líder de la oposición en la región, el Partido Popular quiere recordar con afecto a las víctimas y a sus familias, especialmente a sus huérfanos, y expresarles todo nuestro apoyo. Queremos que sepan que no están solas, que estamos con ellas, acompañándolas en el difícil camino para salir adelante y con el compromiso de trabajar para erradicar la lacra social de la violencia de género. 

El presidente de los populares ha insistido también en que la lucha contra la violencia de género no es una cuestión de ideologías, es una realidad social con la que convivimos y que debemos combatir unidos, porque esta forma extrema de discriminación nos avergüenza como sociedad. Por eso rechazamos a quienes a derecha o izquierda plantean una utilización partidista de una causa que nos debería unir a todos en torno a las víctimas. 

Paco Núñez ha lamentado que la violencia de género es una de las peores violencias porque ataca en el núcleo más íntimo a quienes apenas pueden defenderse, y ha informado de que, en lo que llevamos de año, han sido asesinadas por sus parejas o ex parejas 51 mujeres, más que en todo el año pasado, dejando 43 menores huérfanos. Y ha ofrecido un dato preocupante, tan solo una de cada cinco había denunciado previamente a su agresor lo que hace extremadamente difícil protegerlas. En menos de dos décadas, desde que hay registros, estamos hablando de 1.027 mujeres asesinadas, tal es la magnitud del problema al que nos enfrentamos. 

El presidente de los populares en Castilla-La Mancha ha querido recordar a todas las mujeres que siguen sufriendo en silencio cualquier forma de maltrato, y especialmente a las victimas más vulnerables. Las adolescentes, muy expuestas ante las nuevas formas de violencia de control en las redes sociales; las mujeres con alguna discapacidad y por tanto con mayores problemas de accesibilidad a los recursos públicos; las mujeres mayores, las cuales por su dependencia económica o un largo historial de abusos tienen más difícil salir del círculo de la violencia; y los menores, que siempre han sido víctimas silenciosas de los malos tratos ejercidos sobre sus madres, y que por fin, gracias a un gobierno del Partido Popular, vieron reconocida esta condición, presupuesto necesario para poder protegerlas. 

La violencia de género existe en nuestro país, ha asegurado Núñez, y quienes lo niegan o pretenden diluirla en otros tipos de violencia en el entorno familiar de muy distinta naturaleza e igualmente reprobable, están haciendo un flaco favor a las víctimas. Todas las violencias encuentran su correspondiente tipificación en el Código Penal de acuerdo con su gravedad, pero no todas plantean la misma problemática social ni requieren el mismo tipo de respuesta por parte de los poderes del Estado. Así lo ha reconocido el Tribunal Constitucional y así lo ha venido defendiendo el Partido Popular tanto desde el gobierno como desde la oposición. 

Paco Núñez ha añadido que el PP promovió desde los Gobiernos las primeras medidas para proteger a las mujeres frente a la violencia doméstica, con la aprobación de la Orden de Protección (LO 27/2003 de 31 de julio), un estatuto jurídico integral que aunaba la ley integral, que salió adelante con la unanimidad de todos los grupos; y posteriormente impulsamos desde el Gobierno la reforma de más de una decena de leyes para mejorar la protección jurídica y social de las víctimas, sacando adelante el Pacto de Estado contra la Violencia de Género y poniendo en marcha en un tiempo récord más de la mitad de sus 214 medidas, incluidos los 200 millones de financiación adicional que fueron incluidos en los PGE para 2018. 

“Queda mucho por hacer”, ha relatado el responsable del PP-CLM, y este gran esfuerzo colectivo que involucra a todas las administraciones, al Poder legislativo, el Judicial y la Fiscalía General del Estado, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, las organizaciones sociales especializadas en violencia de género, los medios de comunicación y la sociedad española en su conjunto, en torno a un amplio abanico de medidas y un importante esfuerzo presupuestario, representa sin lugar a dudas el mayor compromiso que puede hacer una sociedad volcada contra la violencia de género. Compromiso que hoy el Partido Popular nuevamente reitera ante la sociedad española. 

Núñez ha concluido mostrando su convencimiento de que “hay salida a la violencia de género”. Según las estadísticas, 8 de cada 10 mujeres lo logran gracias a que España cuenta hoy con uno de los sistemas de protección más avanzados del mundo con unos elevados estándares de trasparencia y capacidad de respuesta y un amplio compromiso político y social. Un consenso cuya vigencia defendemos y demandamos a todos los partidos políticos para que sean las víctimas y en ningún caso los planteamientos ideológicos de nadie, los que prevalezcan en la defensa de una causa que no sólo es justa, sino que como sociedad no podemos permitir.