Tres millones de niñas son prostituidas al año

I.G.Villota
-

El Instituto de la Mujer y la Asociación Aieti promueven un spot para romper la «normalización y tolerancia social» contra la trata y la explotación sexual

Tres millones de niñas son prostituiadas al año - Foto: A.Perez Herrera

‘Una desgracia’. Es el título del spot promovido por el Instituto de la Mujer de Castilla-La Mancha y la Asociación feminista Aieti para romper la «normalización y tolerancia social» contra la trata y la explotación sexual. Un negocio que supone el 0,35 por ciento del Producto Interior Bruto español: 4.100 millones de euros al año.
Se estima que 2,5 millones de mujeres son prostituidas en el mundo y tres millones de niñas son incorporadas al mercado del sexo cada año. Un mercado del que participan casi la mitad de los hombres. Cuatro de cada diez consumen de manera habitual o han consumido alguna vez prostitución. Esto convierte a España en uno de los principales países consumidores de prostitución del mundo.  
Unas cifras que justifican el título del audiovisual dirigido por el actor Adolfo Fernández y protagonizado por Maribel Ripoll, Sonia Almarcha y Carmen Ruiz. De hecho, el guión incide en esto. Las tres actrices aparecen caracterizadas con bigotes como si fuesen hombres y el guion gira en torno a una conversación entre hombres. Una desgracia que haya mujeres prostituidas, algo que acaban normalizando, incluso participando de ello. Cosificando a las mujeres y vulnerándolas de todos sus derechos. Cuanto más exóticas sean, más les gustan, muestra el spot.
«El corto es muy evidente», apuntó la directora del Instituto de la Mujer de Castilla-La Mancha, Pilar Callado, durante la presentación de la pieza, acompañada por la portavoz de la asociación Aieti, Angélica Matías, el director de la obra y la actriz Maribel Ripoll.
En el acto, Callado insistió en que «no se puede decir de otra forma: la trata y la prostitución son formas de violencia de género y de violación de los derechos humanos», destacando que el objetivo de esta campaña es visibilizar la realidad de millones de mujeres en el mundo y «decir a la sociedad que no lo normalice porque esto no es un trabajo cualquier ni es dinero fácil. Es un tipo de violencia de género».
Recordó que el Instituto de la Mujer promueve desde 2016 una línea de ayudas de prevención de la trata, que alcanzan los 84.000 euros en los presupuestos regionales de 2020, lo que representa un incremento del 110 por ciento desde su puesta en marcha.
La portavoz de Aiete puso el foco en la sociedad callada. «La gente es sensible, pero no acepta que es algo que ocurre aquí, en nuestros pueblos. A las mujeres se nos cosifica y se mercadea con nosotras. Esta es la forma más extrema de violencia de género», comentó.
El director Adolfo Fernández recalcó que tras estos trabajos «salgo reforzado en mis convicciones». «Este liberalismo radical en el que todo se puede compara. Los ricos compran los cuerpos de los pobres y son los hombres quienes compran a las mujeres», censuró, lamentando la connotación racista y el aprovechamiento de los flujos migratorios del «neocolonialismo».
Maribel Ripoll confesó estar «horrorizada» por las cifras de explotación sexual. «Estoy orgullosa de aportar mi granito de arena. Defender a estas mujeres que viven un infierno», manifestó.