Los hospitales pequeños sufren más la falta de material

C.S.Rubio
-

Mascarillas y guantes son los productos que más están demandando a las empresas de suministros. «Nos piden que les sirvamos de todo lo que tengamos», «es un caos»

Los hospitales pequeños sufren más la falta de material - Foto: Jesús J. Matías


La escasez de materiales sanitarios básicos de protección -guantes, batas y mascarillas- está siendo uno de los grandes problemas a solventar en esta crisis sanitaria. Y son los hospitales más pequeños de Castilla-La Mancha los que más están sufriendo esta falta de material, tal y como confirman a La Tribuna varios proveedores del Servicio de Salud Regional (Sescam). Tanto es así, que «algunos han llegado a quedarse estos días sin estos equipos de protección básicos», más conocidos por el acrónimo ‘EPI’.
Una falta de material que, no obstante, no es solo una consecuencia de esta crisis sanitaria. Hospitales como los de Tomelloso, Puertollano o Valdepeñas, por citar solo algunos de estos centros de menor tamaño, siempre han tenido más problemas con los suministros que los grandes, normalmente un poco mejor abastecidos, explican a este diario fuentes del sector.
No obstante, la escasez no es hoy solo cosa de los pequeños hospitales. Una situación similar se vive estos días también en los grandes complejos de las provincias de Toledo y Guadalajara. Imágenes como las vistas la semana pasada, de enfermeras en el Hospital de Talavera con batas fabricadas con bolsas de basura, dan buena cuenta de cómo está la situación.
Las mascarillas y los guantes son los productos que más se están demandando estos días a las empresas de suministros, «pero nos piden que les sirvamos de todo lo que tengamos», «es un caos», afirman.
Una falta de suministros que, como apuntan, es generalizada. «En Aragón están igual», «todos están como locos intentando conseguir material».
Desde diferentes hospitales de la región confirman esta situación, aunque de manera anónima, ya que hay un temor generalizado a represalias. «Los últimos días han sido horribles», apuntan a La Tribuna diferentes fuentes consultadas.
Y es que, por ejemplo, «nos han parado pedidos de 3M -empresa alemana de suministros sanitarios- que teníamos encargados desde hacía 20 días y que nos iban a llegar para la semana pasada», explican. Por no hablar del material retenido por el Ministerio o «parado en aduanas», añaden desde las empresas suministradoras.
Con todo, parece que los hospitales comienzan a ver algo de luz. Según nos comentan desde diferentes centros, este lunes «nos llegan mascarillas FFP2  -autoflitrantes- y respiradores». Se verá.