La licitación de obra pública cae a 0 en CLM por la crisis

S.L.H
-

La licitación de obra pública cae a cero en Castilla-La Mancha por el estado de alarma.

La licitación de obra pública cae a 0 en CLM por la crisis - Foto: José Miguel Esparcia

La licitación de obra pública por parte de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha cayó en marzo a cero, al igual que en Extremadura y Asturias, mientras que en el conjunto de las comunidades autónomas se redujo un 37 por ciento, debido a la paralización de los procesos por el estado de alarma.
El volumen licitado para obra pública por el conjunto de las administraciones se redujo en marzo en un 75% en comparación con el mismo mes de 2019, hasta 541.208 millones de euros, debido a la paralización de los procesos por el estado de alarma, según la estadística de la Asociación de Empresas de la Construcción y Concesionarias (Seopan).
El dato es el peor para un mes de marzo en los últimos 7 años, ya que en 2013 las administraciones destinaron en España 531.847 millones a la licitación de obra pública afectadas aún por la crisis financiera de finales de 2011.
El volumen licitado por la Administración general del Estado ascendió en marzo a 101.252 millones, frente a 563.406 millones licitados en ese mismo mes del año pasado.
Las comunidades autónomas destinaron 235.403 millones a obra pública en marzo, un 37% menos en tasa interanual (373.995 millones en marzo de 2019), con Asturias, Castilla-La Mancha y Extremadura en una reducción del volumen hasta cero euros; en tanto que las administraciones locales dedicaron 204.553 millones, un 65% menos (585.981 millones en marzo de 2019).
Entre enero y marzo el volumen licitado para obra pública por el conjunto de las administraciones ascendió a 3.436.639 millones, un 33 % menos en comparación con el primer trimestre de 2019.
En este periodo y por tipo de obra, la mayor cuantía de las licitaciones se dedicó a la obra civil con 2.426.367 millones, un 30 % menos en tasa interanual; mientras que para edificación se destinaron 1.010.271 millones, un 38 % menos.