Cordero de la Serranía anima a consumir carne en Navidad

J. López
-

Los productores subrayan su precio competitivo frente a otros alimentos que se adquieren en Navidad

Cordero de la Serranía anima a consumir carne en Navidad - Foto: Reyes Martínez

El cordero será, sin duda, uno de los platos estrella de estas Navidades. Seguramente no faltará en alguna de las copiosas comidas y cenas de empresa, amigos o familiares, en sus múltiples variantes cocinadas. Eso sí, asado, al horno, a la brasa, o a la cazuela, entre otras, está demostrado que la carne del cordero criado en Cuenca es una de los mejores del país. Su calidad y su sabor dan fe de ello.
Precisamente, y aprovechando las fiestas navideñas, la Asociación de Productores de Cordero de la Serranía de Cuenca recomienda a los clientes que consuman este manjar conquense. Este colectivo, de cerca de medio centenar de ganaderos de la comarca, llama la atención sobre las cualidades de un producto que justamente hace tres años obtuvo el sello de calidad agroalimentario.
Pero, ¿por qué consumir cordero de la Serranía? Entre otras razones, «el cordero de aquí es buen producto, se cría de forma tradicional, comiendo pastos y con leche materna, hasta que prácticamente van a al cebadero», dice el presidente de la asociación, Vicente Caja, que añade que la carne de cordero «ofrece las garantías de seguridad alimentaria exigidas por la Unión Europea». 
De intenso sabor. Además de su intenso sabor, lo cierto es que la carne de cordero recental o pascual y de lechal es competitiva en precio con otras carnes similares que hay en el mercado o con otros productos, considerados de alta calidad o gourmet, que se consumirán en estos días festivos.
«El que no come cordero es porque no quiere. Es un producto asequible a todos los bolsillos y, por tradición, se consumirá en estos días. Seguramente hay otros alimentos mucho más caros y, a lo mejor, no son tan exquisitos como nuestro cordero», reflexiona el ganadero que subraya que se trata de un alimento «fresco que viene regulado desde que se sacrifica hasta que se comercializa».  
Por el momento, el único matadero autorizado y de referencia al que se derivan los corderos para su sacrificio y manipulación es Cárnicas Araceli de Villalba de la Sierra, pero el colectivo está en conversaciones para ampliar a otros mataderos de la provincia. 
Asimismo, cuenta el presidente de la organización ganadera, varios restaurantes de la capital y de la Serranía se han interesado en tener suministro a lo largo de todo el año y así poder servir en sus cartas la jugosa carne. «Vamos a ver si este año que viene damos un avance mayor al sello de calidad y lo podemos tener en las cartas de los restaurantes de la zona», manifiesta Caja.
Por otro lado, desvela que dos empresas comercializadoras de Galicia y la Comunidad Valenciana se han puesto en contacto con la asociación para comercializar la carne de cordero conquense en un futuro próximo. Sin embargo, recalca que a los ganaderos asociados les interesa que el cordero se comercialice «en la provincia, donde se produce. Tenemos que conseguir que el Cordero de la Serranía de Cuenca sea como el morteruelo, el zarajo o el ajo arriero, uno de los productos estrella de nuestra comarca, que lo ha sido siempre pero que hasta ahora no ha estado publicitado».