LA PLUMA CONTRA LA ESPADA

José Manuel Patón


¿Presidente de Méjico y cantamañanas?

¿Se pueden ser las dos cosas? En general no. Los presidentes de Méjico no cantan por las mañanas, pero en este caso, el presidente de Méjico actual, el Sr. López Obrador ha debido dejar la medicación, y le ha dado por enviarnos una carta dirigida al Rey en la que le exige que le pidamos perdón por la conquista de Méjico. Otra carta parecida le ha mandado al Vaticano. Por menos a una tía tatarabuela de un vecino mío la metieron en un psiquiátrico con esas camisas que le impedían suicidarse. Una persona que tiene aspecto de europeo, que se llama López Obrador de apellido no puede tener otros ascendientes que los españoles, pues los mejicanos de origen tenían un aspecto físico bastante distinto y se llamaban Cocotle, Teutle, Atonal, Moctezuma y nombres así. Luego si este señor es caucásico de raza y tiene un apellido español, no puede ser descendiente de los mejicanos de origen, y por tanto es descendiente de los españoles que fueron allí. La mayoría de los españoles que viven en España no han ido nunca a Méjico, por lo que malamente se les puede exigir que le pidan perdón a chalados como el Obrador. Este personaje que pasará a la historia de Méjico como un mamarracho, en vez de defender al pueblo de Méjico, en vez de acabar con los asesinatos, las violaciones, las balaceras, el trafico de drogas y las mordidas que sufren los mejicanos de bien, que hay muchísimos, dedica su tiempo a escribir sandeces. Espero de nuestras Instituciones que ni le contesten, que cojan la carta cuidadosamente, la arruguen como merece, y la tiren directamente a la papelera. Ya no voy a decir que por lo mismo le exijamos al presidente de Italia que nos pida perdón por la invasión romana, ni al Rey de Arabia Saudí por la invasión musulmana, pues de seguir la línea de actuación, como cromañones que somos, tendríamos que pedirles perdón a los neandertales, lo cual nos llevaría a la estupidez supina. El Sr. López Obrador es un mondón, un fantoche, un ignorante, torpe, zote, zopenco, cebollino, rastrero, infame, simplón, y todos los calificativos que se le ocurran al lector, pensando en que los españoles, salvo algún gilipollas que siempre los hay por ahí, nos sintamos culpables de la historia de hace 500 años; que tengamos que pedir perdón por lo que hicieron sus antepasados, no los nuestros, que por cierto, llevaron allí la civilización y lo único que hicieron, si alguien se ha leído algo de la historia de Méjico, fue derribar a Moctezuma, un Emperador que tenía semi esclavizados a todos los pueblos de alrededor, que perdía el tiempo en hacer sacrificios humanos para generar el terror. Cortés consiguió revolucionar a estos pueblos y derrocar al dictador, con lo que al pueblo mejicano le hicimos un gran favor. El día en que tú naciste nacieron todas las flores, como dice la canción de Vicente Fernández. Me parto con los populistas.