Maternidad en tiempos de coronavirus

J.A.J.
-

La epidemia provoca inquietud, pero la doctora Úrsula López explica que la enfermedad no impide ni embarazo ni lactancia siguiendo precauciones y el asesoramiento médico

La lactancia debe mantenerse para dar una protección inmunológica al bebé, incluso si la madre padece coronavirus. - Foto: Tol2

La gran expansión alcanzada por la epidemia de coronavirus ha provocado una gran inquietud social, y las embarazadas y madres de bebés no son una excepción. Dudas como si se puede mantener un embarazo o dar de mamar al pequeño sufriendo la enfermedad. En Medicina, cada caso particular es un mundo, pero la regla general es que tanto embarazo como lactancia se pueden mantener aunque la mujer sufra el malhadado virus del Covid-19 siempre que se sigan unas debidas precauciones y el habitual asesoramiento de médico y matrona, que se debe mantener hasta en esta situación excepcional.
Quien explica esto es la doctora Úrsula López Fuentes, médica de familia del Centro de Salud Número 2 de Manzanares (Ciudad Real) y voluntaria del grupo de apoyo a la lactancia ‘Oro blanco’ de la provincia ciudadrealeña. Muchos de nuestros lectores la conocerán por su labor como diputada regional de Ciudadanos, aunque ha compatibilizado su trabajo de parlamentaria con el de médica. De hecho, ha logrado conciliarlas, con iniciativas como la propuesta de crear un banco regional de leche materna, aprobada por unanimidad en las Cortes de Castilla-La Mancha el pasado 16 de enero.
Las embarazadas no son grupo de riesgo. En un descanso en su trabajo, recargado como el del conjunto de profesionales sanitarios en estos días por la epidemia, la doctora López Fuentes reconoce que el grupo de lactancia con el que colabora ha recogido ya numerosas consultas de madres y embarazadas sobre cómo puede afectar el coronavirus a una gestación y la posterior crianza de un bebé. Y la médico señala que las embarazadas no son consideradas como grupo de riesgo, al menos el arquetipo habitual del colectivo, una mujer joven y sin patologías previas que la debiliten ante una acometida del virus.
Úrsula López es doctora y diputada regional de Ciudadanos.Úrsula López es doctora y diputada regional de Ciudadanos. - Foto: Tomás Fernández de MoyaAún así, recomienda «no bajar la guardia», sobre todo en el caso de féminas embarazadas que desarrollen un trabajo de cara al público como dependientas.
En cuanto a la atención sanitaria que pueda recibir una mujer encinta en las actuales circunstancia, la doctora López Fuentes recuerda que deben existir excepciones de normalidad dentro de la actual emergencia sanitaria, y una de ellas debe ser precisamente el seguimiento programado de un embarazo por los correspondientes matrona y doctor especialista. «Debe mantenerse una prioridad en  la atención a la mujer embarazada, y que pueda seguir sus revisiones y el programa de vacunas asociado al embarazo», comenta.
Por ello, una mujer gestante o que acaba de tener su bebé, mientras no tenga constancia de que ha sufrido el contagio de coronavirus, sólo debe seguir las precauciones del conjunto de la población, desde la higiene continua de manos a toser y estornudar tras la flexión del codo, pasando por mantener una distancia con otras personas de al menos un metro y medio.
¿Y qué ocurriría si esa mujer, por desgracia, sufre el contagio? Lo primero que debe hacer, comenta la doctora, es informar de esta circunstancia al personal médico que la atiende por su embarazo para que tomen medidas de protección, pero para mantener el seguimiento de la gestación como está previsto. Y a pesar de sufrir la enfermedad, «tienen los mismos derechos», remarca que una futura madre no infectada, como el de estar acompañada por otra persona durante el proceso de parto. López Fuentes sí recomienda que, en este caso, esta persona sea siempre la misma precisamente para minimizar riesgos de nuevos contagios.
A partir de ahí, contando con que la enfermedad curse de una manera leve, como ocurre en casos de mujeres jóvenes como una embarazada, ya habría que pensar qué ocurre tras el parto. Y la doctora López Fuentes aclara que no consta que se pueda producir contagio madre-feto antes del nacimiento. «No hay evidencia de un contagio por vía placentaria», comenta en base a los casos conocidos hasta el momento por la Medicina.
¿Y después? La doctora señala que tampoco se transmite al recién nacido por la leche materna, por lo que la madre puede dar de mamar a su retoño. Debe, eso sí, mantener medidas de protección hacia el bebé como evitar tocarle mucosas (nariz, boca), usar mascarilla, y lavarse las manos antes y después de dar la toma.
López Fuentes anima a toda madre, incluyendo las afectadas de coronavirus, a mantener la lactancia hacia el recién nacido. Y recuerda que la leche materna es algo más que un alimento. «Esta leche transmite una capacidad inmunológica de la madre al niño que éste no puede obtener de otro modo», señala remarcando una protección que el niño necesita ante otras enfermedades que pueden afectar a su existencia.