scorecardresearch

La provincia registra un millar menos de fallecidos

V.M.
-

La cifra de defunciones en las primeras 42 semanas cayó más de un 38%

Imagen de un sepelio en el camposanto de la capital conquense. - Foto: Reyes Martínez

Los últimos datos del Estudio de Estimación del Número de Defunciones Semanales durante el brote de Covid-19, que lleva a cabo el Instituto Nacional de Estadística, reflejan que durante las 42 semanas de este año la cifra de fallecidos en la provincia de Cuenca se elevó a 1.638, lo que supone un descenso del 38,3% por ciento respecto al mismo período de 2020, cuando se contabilizaron 2.656 defunciones. Estos datos suponen la mayor tendencia a la baja de la región, donde la caída media en ese mismo período fue del 21,5 por ciento.

El análisis de la evolución de las muertes hasta el 24 de octubre refleja que el mayor incremento se produjo entre la primera y la sexta semana, período en el que se concentraron el 18,8 por ciento de esas defunciones, experimentándose el pico más elevado en la segunda quincena de enero y la primera semana de febrero, con 211 fallecidos (tras la cuarta ola de la pandemia). A partir de la sexta semana se produce un paulatino descenso acentuado en las semanas 17 y 18, con 28 y 26 muertes respectivamente, volviendo a experimentarse un repunte entre las semana 29  y 36, con un nuevo pico en la  32 y 33, con más de 120 fallecimientos, aunque ya desde entonces el número comienza a descender de forma progresiva, a excepción de la 39 y 40.

En lo que se refiera a sexo y grupo de edad, los datos del estudio del INE constatan que en estas 42 semanas de 2021 el número de hombres fallecidos fue ligeramente superior al de las mujeres, concretamente 835 por 803, mientras que el segmento de edad que registró el 80% de la mortalidad se sitúa entre 75 y 90 años o más, concentrando 1.317 de los fallecimientos totales, con especial incidencia en el grupo de 90 años o más (534) y en el de 85 a 89 años (por encima de 400).

A nivel nacional, dado que estos datos reflejan la mortalidad sin distinguir causas, no se puede medir de forma exacta el impacto de la pandemia, pero si se observa un apreciable descenso de defunciones durante esas 42 semana, concretamente un siete por ciento menos, registrándose 364.904 fallecimientos, 27.781 menos que en 2020. 

El proyecto del INE se plantea el estudio de las muertes semanales ocurridas durante la pandemia y su comparación con los datos históricos desde 2000, lo que permite interpretar los datos con una perspectiva histórica necesaria.