LA PLUMA CONTRA LA ESPADA

José Manuel Patón


Prometer hasta...

Después de lo que ha ocurrido en España en los últimos 4 años, dan ganas de no ir a votar, pero hay que reconocer que nuestros políticos tienen mucha labia, como el butanero. Todo el rato haciéndonos cruces, mordiéndonos la lengua, comiéndonos las uñas por lo que está ocurriendo en nuestro país, y uno los escucha, ¡jolines!, y ¡sale convencido! ¿Hay que creer lo que dicen? Lógicamente no. Llevan prometiendo tantas veces lo mismo y haciendo lo contrario, que de verdad, no deberíamos ni votar. Pero … ¿Y si sí? Como dice Mota. A mí la promesa que más me gustó fue la de Sánchez cuando dijo que iba a volver a instaurar como delito la convocatoria de un referéndum no autorizado por el Parlamento español. Eso sí que es una promesa que le vamos a pedir que la jure como el Cid al Rey Alfonso en Santa Gadea.
 Otra de las promesas que hizo Sánchez fue la de intervenir TV3 para que esa maldita televisión pública que pagamos todos no siga haciendo publicidad a favor del separatismo, para que no les siga lavando el celebro a los catalanes. ¡Puñetas! Prefería el Eguin, aquel periódico pro etarra que hacía publicidad del terrorismo. Por lo menos, el Eguin lo pagaban ellos, pero recibir publicidad del separatismo en nuestra propia televisión y consentírselo pagando todos nosotros me parece de idiotas. Si TV3 es pública, tiene que ser objetiva y honrada, y eso también tendría que ser un delito: el uso de medios públicos con presupuesto pagado por nuestros impuestos para hacer publicidad de un partido político. Luego también se habló de educación en Cataluña, que ya está bien que a nuestros cachorros los envenenen contra nosotros mismos. El resto de las cuestiones que se sometieron al debate fueron como todos los días: todos los partidos políticos deberían ser canonizados por el Papa porque según ellos son santos. Y sobre lo malo que ha pasado, nuestros insignes representantes de la clase política se hincharon a decir: ya lo dije, ya lo advertí, tú más, etc. En general todos estuvieron a la altura. Sánchez institucional no dijo en ningún momento que renunciaría al apoyo de los separatistas, y cuando los demás le echaron en cara que no hiciera nada con los bestiajos de los catalanes separatistas y lo que está pasando en Cataluña se puso de perfil. Casado estuvo prudente, y no supo responder a Sánchez de que la corrupción también metió en la cárcel a 5 Ministros socialistas en su día, el Gal, los robos en el Boletín Oficial, Roldán y compañía, se pueden equiparar a los Ministros del PP que hoy están imputados. El mejor Iglesias, que parecía que hacía apología del fuero de los españoles. Decía lo mismo que hizo Franco, intervencionismo en la economía, protección para los trabajadores, viviendas públicas con alquileres al alcance de los más necesitados. Franco Bis. Abascal tampoco estuvo mal, y de lo que dijo no se puede deducir que su partido sea de extrema derecha. Está más a la derecha que el PP, lo mismo que Podemos está más a la izquierda del PSOE.