20 años de Pasión y Soledad a través del objetivo

Berta López
-
20 años de Pasión y Soledad a través del objetivo - Foto: Reyes Martí­nez

El concurso fotográfico 'Semana Santa de Cuenca' que convoca la Asociación Cultural de Nuestra Señora de la Soledad del Puente cumple dos décadas de vigencia, y su presidente, Luis Ángel Martínez, hace balance

Leonard Freed dijo una vez que «la fotografía es como la vida». En Cuenca, la vida gira en torno a un sentimiento: el nazareno. Y el Concurso Fotográfico de la Soledad del Puente lleva dos décadas dando testimonio del sentimiento que vertebra la vida de la ciudad. «Surgió porque por entonces no había ningún concurso similar», recuerda Luis Ángel Martínez, presidente de la Asociación Cultural y secretario de la Venerable Herrmandad de Ntra. Sra. de la Soledad (del Puente). De hecho, el de la Soledad «es, si no recuerdo mal, el primer concurso de fotografía de la Semana Santa de Cuenca». En aquella época la Soledad llegó a convocar certamen de vídeo, pero la idea no cuajó. La fotográfica, sin embargo, sí.
«En la primera edición se presentaron 49 fotografías», cuenta Luis Ángel. En la última hasta el momento, la de 2018, fueron 58. En 20 años, unas 1.500 fotografías –a una media de 80 por edición– han participado en un certamen que es, sobre todo, testigo de la evolución de la Semana Santa de Cuenca, de la Hermandad de la Soledad y, también, de las herramientas y técnicas fotográficas. 
«Antes se presentaban fotografías analógicas, había muchas menos posibilidades de perfeccionar y desplegar la creatividad. Eran fotos más sencillas, más centradas en las tallas, en blanco y negro, con otro tipo de encuadres… Había otra perspectiva desde el punto de vista del fotógrafo», valora el secretario de la cofradía. Ahora, «la gente se fija más en lo que hay alrededor de la propia Imagen, en las puestas en andas… Ahora las fotografías expresan lo que el fotógrafo quiere». El cambio viene dado tanto por la evolución de las herramientas como por la experiencia personal: «La experiencia hace que, como fotógrafo, aprendas a mirar de otra manera. Y puesto que la tecnología evoluciona y avanza rápidamente, todo suma».
Si colocásemos en fila las fotos de todas las ediciones, formando una especie de línea de tiempo, ¿qué veríamos? «Cambios», asegura Martínez. «En la forma de llevar los pasos, en el mismo paso de la Soledad. Se ve la evolución de las andas, si han cambiado. De los adornos florales, de la iluminación, de la vestimenta y la forma de vestir a las tallas, que en nuestra Imagen ha evolucionado mucho. Se ve mejora en la uniformidad, en el orden de los desfiles, lo pobladas o no que van las filas, la fila de niños detrás del Guión… Ahora hay fotos de momentos que antes no aparecían. Se ve mucha evolución».  
¿Y qué ha sido lo más complicado en estas dos décadas? Luis Ángel lo tiene claro: «Mantener el concurso 20 años. Hay fotógrafos que antes presentaban trabajos y ahora no, porque su vida e inquietudes van cambiando. Y eso hace que cueste mantenerlo». Y sin embargo… 20 años certifican que la Semana Santa ya no se entiende en Cuenca sin el concurso fotográfico de la Soledad del Puente. Una cita que da testimonio de 20 años de devoción. De momentos compartidos. De emoción. De 20 años de Pasión y Soledad… a través del objetivo.