Los arquitectos estiman una reducción a la mitad de encargos

LT
-

Así lo han manifestado en una encuesta que se ha realizado también a nivel nacional por el Consejo Superior de los Colegios de Arquitectos de España

Los arquitectos estiman una reducción a la mitad de encargos - Foto: Ví­ctor Ballesteros

El Consejo Superior de los Colegios de Arquitectos de España (CSCAE)  ha llevado a cabo una encuesta a nivel nacional cuyos resultados, aplicados a cada uno de los colegios de arquitectos, muestran la imagen actual de la profesión y cómo se deben afrontar los retos futuros.  
La encuesta en Castilla-La Mancha se realizó entre el 6 y el 13 de abril, justamente en la quincena en la que el Gobierno ordenó la «hibernación» de la economía para evitar que el sistema sanitario colapsara. En el sondeo participaron 130 profesionales de la comunidad de Castilla-La Mancha, todos ellos colegiados.
Los arquitectos colegiados de Castilla-La Mancha trabajan en su mayoría en estudios propios, bien unipersonales, bien con menos de 5 empleados. Un porcentaje muy bajo de colegiados trabaja en despachos ajenos, o en la administración pública.
Los encuestados castellano-manchegos, que desempeñan sobre todo la tarea de Dirección de Obra y en menor medida de Coordinación de Seguridad y Salud, han visto que, desde que se declaró el estado de alarma, el 90% de las obras que dirigían han sido paralizadas, principalmente, por motivos de seguridad frente al contagio. Por otro lado, aunque los proyectos en marcha aún no se han visto reducidos significativamente, se estima que la carga de trabajo y futuros encargos descenderá en un 50%.
En su obligación de luchar en representación del colectivo para paliar la situación de crisis a la que se va a enfrentar el sector de la construcción, las demarcaciones provinciales del Colegio Oficial de Arquitectos de Castilla-La Mancha mantienen el 100% de los servicios de visado, registro y asesoramiento. Se han intensificado las actividades de formación a través de cursos on line, se presta asesoramiento jurídico, económico y técnico a todos los colegiados, siempre buscando que se pueda reducir en la medida de lo posible el impacto económico del COVID-19, así como estar preparados para recuperar el ritmo en el sector una vez que se supere esta gravísima crisis sanitaria.