CARTA DEL DIRECTOR

Francisco Javier Martínez


Un reconocimiento a los nuestros

Esta semana hubo un acto sencillo, pero muy importante, en el que se reconocieron a empresarios conquenses que todos los días levantan la trapa de su negocio para generar riqueza en esta tierra. Se trata de la entrega del IIIPremio de la Pyme del Año de Cuenca, un certamen organizado por el Banco Santander y la Cámara de Comercio de España, en colaboración con La Tribuna de Cuenca. En esta ocasión, el galardón más destacado fue a manos de Extransa, empresa del hormigón, cuyo gerente, Rafael Cortés, realizó un alegato para convertir a la ciudad y a la provincia en un «foco de atracción para empresas que devuelvan la esperanza a nuestros jóvenes».
Estas palabras no deben caer en saco roto y estos premios deben servir como acicate para los empresarios de la capital y de la provincia. En muchas ocasiones, sólo oigo lamentos de la mala situación económica en la que se encuentra Cuenca, pero estos galardones ponen de relieve a esos empresarios que, de forma callada, todos los días luchan por un desarrollo de esta tierra. Muchos podrían haberse ido a otras provincias, pero apostaron por Cuenca y la sociedad debe recompensarles por su apuesta decidida.
Cuando un empresario o un emprendedor decide iniciar un negocio, obviamente decide obtener un beneficio legítimo, pero también genera empleo, de forma directa (con la creación de puestos de trabajo) e indirecta (con sus proveedores y empresas complementarias), con lo cual genera riqueza, no sólo propia, sino también a terceros, con lo que la sociedad siempre gana. Por eso es tan importante apoyar al tejido empresarial local.
Ahora nos encontramos en un período de transición, con la emergencia del comercio digital, pero es más importante las pequeñas y medianas empresas (pymes), que son la mayor parte de las existentes, porque arraigan población en el medio rural y buscan un medio de vida en un escenario que, en muchas ocasiones, es hostil.
Estos premios del Banco Santander y la Cámara de Comerio de España, junto con La Tribuna de Cuenca, no tienen detrás ninguna dotación económica, pero son un reconocimiento público a aquellas personas que se esfuerzan y creen que esta tierra merece un futuro más próspero. Son un empujoncito para que los empresarios premiados tomen resuello y sigan adelante.
Enhorabuena a Extransa -Pyme del Año-, Prefabricados de Hormigón Marco -accésit de Digitalización e Innovación-, Autoprima -accésit de Formación y Empleo- y Tinigas -accésit de Empresa Responsable-.


Las más vistas