Soroya ilumina Londres

SPC
-

La National Gallery presenta la mayor exposición dedicada al pintor valenciano, con más de 60 pinturas que representan la vida tradicional, los paisajes y la luz de la costa española

Soroya ilumina Londres

El sol y la luz española llegan a la National Gallery de Londres a través de la pintura del valenciano Joaquín Sorolla y Bastida (1863-1923), en una de las mayores muestras dedicadas a este artista en suelo británico.  
Sorolla: Spanish Master of Light (Sorolla: maestro español de la luz), que estará abierta hasta el próximo 7 de julio, agrupa retratos y escenas de la vida tradicional española, así como paisajes, vistas de jardines y escenas de playa, su faceta más celebrada.
La exposición recorre la carrera del impresionista español por medio de 60 pinturas, entre las que hay obras maestras prestadas por colecciones públicas y privadas procedentes de Europa y Estados Unidos. La National Gallery, principal pinacoteca británica, presume de que se trata de la primera retrospectiva del artista desde 1908, cuando el propio Sorolla organizó una exposición en las Grafton Galleries, donde se le anunciaba como «el mejor pintor vivo del mundo».
Por primera vez en el Reino Unido, se puede ver un conjunto de lienzos tempranos de carácter social, entre los que figuran El retorno de la pesca (1894, París, Museo d’Orsay) y Cosiendo la vela (1896), adquirido por la ciudad de Venecia.
Destaca también ¡Triste herencia! (1899), que durante más de medio siglo permaneció en la iglesia de la Ascensión en Nueva York, hasta que en 1981 fue devuelto a España.
A través de siete salas, se muestran diversas facetas del artista, como los retratos que pintó de su esposa e hijos; su obra en la década de 1890, etapa en que España fue testigo de un período de malestar social; o su pasión por la luz del sol y el mar, en especial de la costa valenciana.
El comisario de la exposición, Christopher Riopelle, destaca que «Sorolla fue un pintor de talento excepcional», y «su maestría para captar la vida y el movimiento, a menudo al aire libre y en grandes dimensiones, sigue siendo impresionante».
«La audacia compositiva y el progresivo uso de colores llamativos hace pensar que se mantenía al corriente de las innovaciones en el arte moderno», afirmó.
«Sin embargo, como artista, permaneció siempre comprometido con la representación de la vida española en todo su detalle y complejidad», agregó.
Gabriele Finaldi, director de la pinacoteca, apunta por su parte que «entre Goya y Picasso, Sorolla fue el pintor español de mayor prestigio».
Finaldi, que llegó para dirigir la National Gallery en 2015 procedente del Museo del Prado, recuerda que, «si bien representó temáticas sociales espinosas, cosechó el éxito con sus escenas de playa bañadas de sol y jardines frondosos».
«Ningún otro pintor, con anterioridad o posterioridad a Sorolla, ha sido capaz de plasmar como él la luz mediterránea», concluye.