La Junta reutilizará su stand de monumentos para Fitur

luis j. gómez
-

Habrá 'novedades' con las Casas Colgadas, la arquería de la sinagoga de Santa María la Blanca, la puerta del Ferial de Albacete con guirnalda de luces y una mina de Almadén con vagoneta

La Junta reutilizará su stand de monumentos para Fitur - Foto: Yolanda Lancha

luis j. gómez / toledo
O se trata de hacer cocina de aprovechamiento o de no cambiar lo que funciona. El caso es que la Junta llevará a la próxima edición de Fitur un stand con una estética muy parecida a la que utilizó el pasado enero. Vuelve a recrear monumentos y paisajes emblemáticos de la región con unos espacios que buscan la foto y llamar la atención del profesional y visitante que va por los pasillos de esta feria. De hecho, hay algunos monumentos que se mantienen tan cual se hicieron para la última edición de Fitur. 
Por Guadalajara se repetirá la recreación del hayedo de Tejera Negra con una casa de pizarra, típica de la arquitectura negra. En Cuenca seguirá en pie la puerta del castillo de Belmonte. En Albacete volverán las torres de la plaza de Alcaraz y en Ciudad Real  se mantienen los soportales de Almagro y un molino de viento. Por reaprovechar, se reaprovecha el diseño de una casa cueva de Alcaraz que en esta edición tendrá que representar una mina de Almadén, con una vagoneta incluida.
Pero también hay novedades. En la parte de Toledo volverá a haber una arquería de una sinagoga, pero la de 2019 fue la del Tránsito y la de 2020 será la de Santa María la Blanca. En Cuenca se recreará uno de sus monumentos más reconocibles: las casas colgadas, que además estarán casi en el centro del stand y que tienen una terraza con un telescopio. También promete ser muy visual la entrada al recinto ferial de Albacete, la conocida como Puerta de Hierros, recreando incluso las guirnaldas de bombillas que lucen durante sus fiestas. 
panel cerámico y jardinera de aromáticas. En un stand de Fitur hay muchas cosas de ‘pega’. En los suelos junto a grandes fotografías de espacios naturales se pone césped artificial y colgando del techo habrá nubes  hinchables y retroiluminadas. Pero también hay cosas auténticas. Una de las paredes se tiene que reforzar porque va a llevar un panel de cerámica de Talavera, del estilo que hay en la plaza de San Miguel. También habrá una jardinera en la que se plantarán especies autóctonas como la jara y aromáticas como el tomillo, la mejorana y el cantueso (parecido a la lavanda).
Castilla-La Mancha repetirá en 2020 en el pabellón 7, como viene haciendo desde hace años, y con 1.300 metros cuadrados, la misma superficie que en 2019. Ahora bien, ha ganado 75 metros cuadrados más con una terraza a la que se accederá por una escalera y donde ubicarán las cabinas de radio, el plató de CMMedia y el área de trabajo para prensa.
La distribución del stand mantiene los espacios tradicionales de cada edición. Habrá un mostrador principal en el esquinazo y justo detrás quedará el escenario para presentaciones con un videowall de 72 pantallas de 50x50.
Las provincias tendrán cada una su espacio donde se colocarán las recreaciones de monumentos. También habrá un mini-stand para las tres ciudades que tienen el reclamo de Patrimonio de la Humanidad:Toledo, Cuenca y Almadén. 
Una de las novedades de la pasada edición fue la inclusión de un mini-stand para el parque temático Puy du Fou. En la próxima repetirán con un espacio propio. Las rutas del vino tendrán también su hueco, con tres mostradores, uno  para La Mancha, otro para La Manchuela y un tercero para Valdepeñas. En el área empresarial también se colocarán tres mostradores, uno para empresas, otro para hostelería y un tercero para hospederías.  Para artesanía se colocará una tarima elevada para demostraciones en vivo y vitrinas para exposición. 
No faltarán los despachos, almacenes, áreas de reuniones y la parte dedicada a la gastronomía: con un área de showcooking con su barra y un office (tendrá espacio para treinta personas) y una zona de catas y demostraciones gastronómicas, con capacidad para poner 13 mesas altas y 43 taburetes. 
el streaming puntúa mucho para la adjudicación. Aunque hay aprovechamiento de parte del diseño y de la estética, la licitación sale por encima de la del pasado año. Para Fitur 2019 se prespuestó medio millón de euros, aunque también incluía servicios de apoyo al stand y su adaptación en versión reducida para otras ferias. Para 2020 serán 643.720 euros, de los que casi 100.000 irán a pagar impuestos. 
Puede que a la Consejería de Economía, Empresas y Empleo le salga algo más barato, porque la oferta económica de las empresas que lo soliciten se pondera  con 49 puntos. Aun así, quien ofrezca retransmisión por streaming para poder seguirlo por Internet, conseguirá casi lo mismo de ponderación, con 40 puntos en el proceso.