Un pacto díficil de cerrar

C.S.Rubio
-

El lunes arrancaron las primeras reuniones de trabajo para perfilar un pacto para la reconstrucción social y económica de la región. Hoy está previsto que continúen los encuentros. En la mesa ha quedado patente a mala relación entre PSOE y PP

Un pacto díficil de cerrar - Foto: Yolanda Lancha

Este lunes arrancaron los encuentros entre el Gobierno, el PSOE y los grupos de la oposición, PP y Ciudadanos, para avanzar en la firma de un pacto regional para la reconstrucción. Un pacto que, a priori, se antoja difícil de conseguir, visto el tono bronco con el que se han iniciado las conversaciones. El desencuentro entre socialistas y populares ha quedado más que patente.  
Desde el PSOE se ha criticado por activa y por pasiva la actitud «de oyente» del PP en este primer encuentro, sin aportar «nada». «No creemos que sea esta actitud, la ciudadanía exige al Gobierno y al principal partido de la oposición que aporten soluciones de futuro y no están aportando nada».
Una opinión compartida por la Junta de Comunidades. Fuentes del Gobierno regional consultadas por este diario, lamentan que los populares «hablen más fuera que dentro», en la mesa «no hicieron ninguna propuesta».  
Reflexión en la que también ahonda Ciudadanos, que confirma «no tener constancia» de que el PP haya presentado documentación alguna a la mesa de trabajo. Con un matiz, su percepción de que  tanto el PSOE como el PP «estaban más pendientes de meterse el dedo en el ojo que de las propuestas, que se estaban tratando».
Desde el PP, su líder regional, Paco Núñez, justifica esta falta de propuestas en el hecho de que, en estos momentos, su grupo parlamentario estaría recogiendo el pulso de la sociedad civil. Propuestas que «trasladará» a la negociación, según asegura. Es más, a juicio,  «sería mucho más útil que colegios profesionales, federaciones, entidades o asociaciones, pudieran trasladarlo directamente» en estas mesas de trabajo.
Caso contrario es el de Ciudadanos, posiblemente el grupo más motivado con la posibilidad de cerrar un acuerdo regional por la reconstrucción. Desde el primer momento los ‘naranjas’ han mantenido una actitud proactiva sobre  la necesidad de cerrar un pacto al que, avisan, «ya llegamos  tarde».
Algo que reconoce la propia Junta. «Con ciudadanos sí que hubo un diálogo fluido, tanto en las propuestas como en las dudas que planteó, al igual que con los representantes del PSOE», señalan fuentes consultadas.
En cuanto al contenido concreto de la mesa del lunes, que versó sobre fiscalidad y administración pública, el PP no comulga con las propuestas avanzadas por el Ejecutivo. «Se quedan cortas» porque no cuentan con «cuantificación presupuestaria», no dejan de ser una «mera declaración de intenciones» sin «comprometerse a nada».
Desde el PP se exige «un documento adjunto presupuestario que avale esas medidas». Se tratan de «meros epígrafes» que buscan justificar la reunión sin «ningún tipo de contenido».
Una exigencia, la que el pacto vaya acompañado de una memoria presupuestaria que comparte Ciudadanos. Es más, para la formación naranja es «un error» que el Gobierno regional se siga negando a revisar los presupuestos regionales para este año.
Con todo, el planteamiento que le hace Ciudadanos al Gobierno es claro: todas las medidas que se incluyan en este pacto deben contar con un marco temporal y económico. O lo que es lo mismo, un límite de tiempo para ponerlas en marcha y  una partida presupuestaria reservada. Sin olvidar que no pueden prolongarse sine die. «Tienen que estar acotadas en el tiempo», «son medidas extraordinarias» para hacer frente a una situación «a la que no nos habíamos enfrentado nunca».
En este sentido, los de Arrimadas apuntan ya que «el golpe más duro» vendrá en el segundo semestre y, por tanto, el grueso de las medidas deberían circunscribiese a este periodo, evaluándose al cierre del año la necesidad, o no, de mantenerlas activas.
Los naranjas están dispuestos a sacar adelante medidas que habrían sido inimaginables meses atrás, como la reforma de la Ley de Hacienda para reducir el control sobre el gasto público y agilizar así los pagos de los suministros sanitarios y a las empresas. «Lo principal en el ámbito económico es no dejar caer a las empresas» y «proteger a los trabajadores» y, para ello, las primeras «tienen que tener liquidez».
Con todo, hoy continúan las reuniones y, de momento, hay encuentros programados hasta finales de la semana que viene. Se verá si terminan, o no, en pacto.