El reto de salvar a niños soldado

SPC
-
El reto de salvar a niños soldado

Miles de menores huyen de una violenta infancia en milicias o grupos armados y tratan de recuperar su vida en el centro de rehabilitación de Muhoza, donde estudian y se preparan para conseguir un trabajo

Cientos de miles de menores son reclutados en milicias y grupos armados de todo el mundo y se ven abocados a vivir la guerra en primera persona, convirtiéndose en combatientes involuntarios.
La República Democrática del Congo (RDC) es uno de las decenas de países donde miles de pequeños son empleados como armas bélicas y la vecina Ruanda se ha convertido en una especie de tierra prometida para ellos.
En el centro de rehabilitación infantil de Muhoza, a las afueras de Kigali, atienden a casi un millar de niños soldado que han vivido gran parte de su vida en la selva congoleña, donde opera un centenar de agrupaciones rebeldes.
Los chicos llegan a este lugar, de gestión gubernamental, huyendo de la inseguridad, las enfermedades, el hambre e, incluso, los crímenes contra la Humanidad atribuidos a los insurgentes -violaciones, asesinatos o secuestros-.
Jean Claude Masengesho nació en Kawongo, una ciudad de la virulenta provincia nororiental de Kivu del Norte (RDC), y cuando su madre -ruandesa- murió, se quedó a cargo de su hermano, que poco después fue capturado por una milicia. La vida -asegura- se volvió dura y eso le obligó, en 2015, a unirse, con 15 años, a las Fuerzas Democráticas por la Liberación de Ruanda (FDLR), grupo rebelde conformado por hutus que huyeron de la persecución del Gobierno ruandés en represalia por el genocidio de 1994 contra los tutsis, y que fueron acogidos en un país -llamado entonces Zaire- gobernado por el dictador Mobutu Sésé Seko.
«En la selva nos enfrentábamos a problemas inimaginables», recuerda Masengesho. «Más allá de que nos pegasen nuestros superiores, no nos permitían estudiar o tener atención sanitaria. Tomábamos hierbas cuando nos poníamos malos», agrega.
Según el psicólogo del centro, Eugene Rutayisire, «cuando un niño llega, nuestro equipo médico intenta conversar de una manera amistosa e interactiva con él para descubrir los problemas físicos o mentales que pueda estar sufriendo».

El reto de salvar a niños soldado Julián Pérez
El reto de salvar a niños soldado - Foto: Julián Pérez
El reto de salvar a niños soldado
El reto de salvar a niños soldado