El Calcio se viste de luto

SPC
-

Fallece un aficionado del Inter de Milán tras ser atropellado durante los enfrentamientos del pasado miércoles con hinchas del Nápoles, en los que fueron apuñaladas cuatro personas

El Calcio se viste de luto - Foto: Roberto Bregani

La violencia ha vuelto a cobrarse una vida en el mundo del fútbol. Esta vez, en Italia. El aficionado que fue atropellado el pasado miércoles durante los enfrentamientos entre ultras del Inter de Milán y los del Nápoles a cerca de dos kilómetros del estadio Giuseppe Meazza falleció ayer, según informó la Policía italiana.
Daniele Belardinelli, de 35 años, fue arrollado por un todoterreno antes de comenzar el partido entre las 18,30 y 18,50 horas, mientras se producían algunos enfrentamientos, aunque aún se desconoce quién lo conducía.
Al parecer, antes del inicio del partido, una furgoneta en la que viajaban aficionados del conjunto visitante fue atacada por cerca un centenar de ultras del Inter con bastones, pero también del Varese y del Niza que habían llegado hasta allí para participar en los enfrentamientos, lo que hace pensar a la Policía en una encerrona premeditada con el único fin de agredir a los hinchas napolitanos.
Se desconoce si Belardinelli era aficionado del Inter ya que procedía de Varese y tenía ya antecedentes por incidentes en estadios de fútbol, explicó el jefe de Policía de Milán, Marcello Cardona.
Los ‘tiffosi’ del Nápoles bajaron del vehículo y comenzó una pelea en la que resultaron heridos leves por arma blanca cuatro de ellos.
En el caos general, resultó atropellado el aficionado, que fue conducido al hospital San Carlo, ya en estado gravísimo, por algunos ultras del Inter.
También, los mismos aficionados del Nápoles indicaron durante la pelea que había una persona que había sido arrollada, añadió Cardona.
La Policía aún está investigando las imágenes grabadas con los teléfonos de algunos testigos para localizar el vehículo que chocó contra el aficionado y dar con el conductor, del cual se desconoce su identidad y si pertenecía a algún grupo radical involucrado en la pelea.
Por el momento, se ha arrestado a dos ultras del Inter de Milán y se está buscando a una tercera persona para su detención por haber participado en los enfrentamientos.
El incidente llegó hasta el ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, que ayer anunció que convocará a los dirigentes de los clubes de fútbol de la Serie A y B y a los responsables de los grupos de ultras. «En 2018 no se puede morir por ir a un partido de fútbol. Los estadios tienen que ser un lugar de diversión y no de violencia», apuntó el mandatario.

 

Sanción por racismo. La federación italiana de fútbol decidió ayer, de forma contundente, sancionar al Inter de Milán con el cierre del Giuseppe Meazza durante dos encuentros de la Serie A y el cierre parcial del mismo en un tercero tras los graves incidentes vividos en el Inter-Nápoles. Los insultos y los gritos racistas racistas hacia Koulibaly provocaron una decisión que podría acabar con la suspensión indefinida de la Serie A.