El 80% de los trabajadores quieren una subida de sueldo

J.A.J.
-
El 80% de los trabajadores quieren una subida de sueldo - Foto: Alberto Rodrigo

Una encuesta señala el aumento de nómina como el principal deseo de los empleados castellano-manchegos de cara al nuevo año, por delante de más medidas de conciliación

Dame pan... Una encuesta sobre perspectivas laborales de los trabajadores elaborada por el grupo de recursos humanos Adecco ha revelado que un 80 por ciento de los empleados castellano-manchegos son muy prácticos a la hora de exponer sus deseos para el próximo año. Reclaman una subida de sueldo.

Esta elección queda muy por delante de otras posibilidades, como las facilidades para conciliar (41 por ciento), formación (37 por ciento) o un salario en especie (25 por ciento).

Esta preferencia por el aumento salarial queda reforzada por su lado contrario. Consultados por el peor regalo que podrían tener por parte de su compañía en esta Navidad, los castellano-manchegos lo tienen claro: un 39 por ciento opta por una bajada de sueldo.

La encuesta de Adecco diferencia entre los deseos y la percepción que los empleados manchegos tienen de la realidad de su entorno empresarial. Así, baja al 34,2 por ciento el porcentaje de los que creen que le subirán el sueldo en 2019. Este segemento se divide entre los que confían en un alza salarial equivalente al IPC (24,4 por ciento de los encuestados) y los que esperan un aumento notable (9,8 por ciento). Otro detalle de pragmatismo de los empleados de la región es que un 54,4 por ciento pediría su subida salarial en función de los objetivos de la empresa.

Horario flexible o intensivo, antes que teletrabajo. En cuanto a las medidas de coste cero que solicitan a sus empresas, son pocos los castellano-manchegos que apuestan por el teletrabajo (17 por ciento). Esto refleja un carácter tradicional mayoritario del empleado castellano-manchego, que desea mantener separadas sus esferas profesional y doméstica.

La mayoría de los empleados prefiere flexibilidad de entrada y salida (41 por ciento) en su trabajo o tener una jornada intensiva (33 por ciento) que evite tiempos improductivos para empleado y empresa -y cada vez más inútiles debido a las mayores distancias que se dan entre casa y centro de trabajo- entre los horarios de mañana y de tarde.

En cuanto a fórmulas de salario en especie, los cursos de formación son la opción más demandada (72 por ciento), lo cual da una idea del interés del empleado de la región en actualizarse para mantener su empleo y progresar. La siguientes fórmulas más anheladas de salario en especie son los seguros médicos privados (54 por ciento) y los cheques-comida (47 por ciento).

Por debajo de estas mejoras, los encuestados demandan planes de pensiones (41 por ciento), coche de empresa (37 por ciento), ayudas económicas para la educación de los hijos (36 por ciento), comedores de empresa (27 por ciento), y descuentos especiales en ocio, cultura y consumo (22 por ciento).

Con menor importancia, los empleados castellano-manchegos elegirían gimnasio en el lugar de trabajo (18 por ciento) beneficios como el móvil de empresa (15 por ciento) y una ruta de transporte (11 por ciento). Esto último llama la atención en una región extensa, donde los descuentos en el transporte podrían revertir gran interés.

En menor medida un 7 por ciento considera otras opciones como ayudas para la guardería de los niños (cheques-guardería, guardería concertada o en la propia empresa, etc.), Internet en casa (8 por ciento) y disponer de una tarjeta de crédito de la empresa (5 por ciento).

En relación con el mercado laboral, la mayoría cree que durante 2019 las empresas se mantendrán igual en materia de contratación (41,1 por ciento), un 35,6 por ciento piensa que aumentarán plantilla y solamente un 11,1 por ciento piensa que la reducirá. No obstante, el 39,4 por ciento sigue pensando que no es un buen momento para cambiar de empleo, cifra muy parecida a los que afirman que sí lo es (39,2 por ciento).

Ya preguntados por la movilidad laboral, un factor de competitividad para un empleado, los empleados no muestran perspectivas de moverse de su hogar por las necesidades de la empresa. El 79,5 por ciento no contempla un cambio de residencia en los próximos meses ya sea porque quiere permanecer cerca de su familia (51,2 por ciento) o bien porque se encuentra satisfecho con su empleo (28,3 por ciento).

Entre los propósitos más importantes que van a adquirir los castellano-manchegos en 2019 están planificar mejor su trabajo (74 por ciento) y fomentar el compañerismo (71 por ciento).

Los trabajadores también creen que deben involucrarse más en el trabajo (63 por ciento), ser menos negativos y mirar más por la empresa a la hora de reducir costes (57 por ciento) y proponer más soluciones (57 por ciento).

Con valores algo inferiores, los encuestados optan por ser más puntuales (55 por ciento) y ser más humildes y reconocer sus errores (49 por ciento).