Ayuda para medio centenar de edificios religiosos

Redacción
-
José María Yanguas y Benjamín Prieto firmaron el convenio - Foto: Reyes Martí­nez

El presidente de la institución provincial, Benjamín Prieto, y el prelado de la Diócesis, José María Yanguas, han rubricado el protocolo de colaboración de este año que contempla una inversión de 800.000 euros, 100.000 más que el pasado ejercicio

La estrecha colaboración entre la Diputación Provincial de Cuenca y el Obispado de Cuenca va a permitir que en estas dos últimas legislaturas se vayan a acometer con una inversión de 5,5 millones de euros un total de 330 actuaciones de mejora y rehabilitación de edificios religiosos en más de 150 núcleos de población, una vez que este martes el presidente de la institución provincial, Benjamín Prieto, y el obispo de la Diócesis, José María Yanguas, hayan rubricado en el salón de plenos del Palacio Provincial el protocolo de colaboración del presente ejercicio 2019.

Protocolo que, tal y como ha remarcado Prieto, conllevará que este año se afronten un total de 47 actuaciones en edificios religiosos de 45 municipios de la provincia con una inversión final de 800.000 euros, financiada al 50%; 100.000 más que el pasado año, lo que representa un incremento del 14,2 por ciento al haberse incluido la remodelación de la iglesia del antiguo Convento de Padres Franciscanos de San Clemente.

Para Prieto esta colaboración es una muestra más del firme compromiso de la Diputación con la conservación y rehabilitación del patrimonio de la provincia como una manera de preservar nuestro legado para generaciones futuras y reforzar el atractivo turístico de nuestros municipios; sin olvidar, que estas obras tienen un efecto dinamizador en la economía local de estas localidades y su comarca.

No es de extrañar, en consecuencia, que Monseñor Yanguas no haya dudado en agradecer a la Diputación, y en especial a su presidente, este compromiso con el rico patrimonio de la provincia, que en gran parte coincide con el de la Diócesis, porque, a su juicio, es una manera de preservar una parte de la historia de esta provincia, sin dejar a un lado el hecho de que en muchos de estos pueblos estos edificios religiosos son su seña de identidad y, por lo tanto, muy queridos por sus vecinos.

Es por ello que el presidente de la Diputación ha asegurado que no entiende ni comparte la postura de aquellos que se oponen frontalmente a la inversión en el patrimonio de esta provincia —en clara alusión al Grupo Socialista—, porque, desde su punto de vista, sería una “irresponsabilidad”, como institución pública, no velar por este rico legado de nuestros pueblos. De ahí que invitara a los socialistas a que fueran a estos más de 150 pueblos que se han visto beneficiados por esta colaboración entre la Diputación y el Obispado y les dijeran a las claras a sus vecinos que no están de acuerdo con estas inversiones, a ver qué ocurriría.

Lo que está claro, en opinión de Prieto, es que estas inversiones en el patrimonio histórico-artístico conquense son muy importantes, porque se pueden considerar una herramienta más para dinamizar y diversificar la economía de la provincia en torno a un sector tan estratégico como es el turismo, creando oportunidades de riqueza y empleo y contribuyendo a hacer más atractivos nuestros pueblos con el fin de afianzar población en el territorio. Algo a lo que esta Diputación, según ha recordado, ya ha destinado en los últimos ocho años más de 20 millones de euros en más de ochenta intervenciones, a los que hay que sumar tanto los 5,5 millones de este acuerdo con el Obispado como los cerca de 400.000 euros del actual Plan Especial de Restauración de Obras de Arte, en el que se han incluido la recuperación de nueve retablos y una alfombra del siglo XVIII.

Actuaciones de este año. Indicar, por último, que gracias al protocolo de colaboración rubricado este martes en la Diputación, se va acometer diversas actuaciones de mejora en las iglesias parroquiales de Albaladejo del Cuende, Albendea, Alcázar del Rey, Aliaguilla, Almodóvar del Pinar, Arcos de la Sierra, Boniches, Buenache de Alarcón, Buciegas, Castejón, Cólliga, Cuenca (iglesia de San Nicolás), Gascueña, Henarejos, Los Hinojosos (iglesia de San Bernabé), Horcajo de Santiago, Iniesta, Jábaga, Landete, Monreal del Llano, Pajarón, Palomera, La Peraleja, Priego, Ribagorda, San Lorenzo de la Parrilla, Torrecilla, Valdecabras, Valdecolmenas de Abajo, Valdemoro de la Sierra, Vara del Rey, Verdelpino de Huete, Villagarcía del Llano, Villalba del Rey, Villar de Cañas, Villar de Olalla, Villar del Saz de Navalón, Villar del Águila y Villar del Horno, así como la ermita de San Roque de Tarancón, el convento de San Miguel de Priego, los conventos de las Clarisas y Franciscanos de San Clemente, el convento de las Franciscanas de Villamayor de Santiago y la ermita de la Virgen de las Nieves de Villanueva de la Jara.