Sánchez da marcha atrás

SPC
-
Sánchez da marcha atrás

El presidente reconoce ahora que si el Congreso rechaza su proyecto de Presupuestos y se ve obligado a prorrogar los de 2018, el Gobierno no podría agotar la legislatura hasta 2020

El futuro del Gobierno de Pedro Sánchez pende de un hilo llamado Presupuestos Generales del Estado de 2019. Aunque el PSOE lleva semanas alejando el fantasma de un posible adelanto electoral, a pesar de que se llegó a hablar de un superdomingo en el que pudieran coincidir los comicios generales, europeos, autonómicos y municipales, el propio jefe del Ejecutivo ya no duda en reconocer que aguantar toda la legislatura, que acaba oficialmente en 2020, será imposible si el Congreso de los Diputados no da luz verde a las Cuentas elaboradas por el Gabinete socialista. Un rechazo que obligaría a prorrogar los números de 2018 que fueron duramente criticados por el PSOE que incluso, cuando era el partido líder de la oposición, los enmendó en su totalidad al considerar que eran «ideológicos, antisociales, continuistas, injustos y no creíbles». No hay que olvidar que esos Presupuestos, elaborados por el exministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, que en su día los pactó con Ciudadanos y PNV, se aprobaron ya con Sánchez en el poder, porque el madrileño se comprometió a no cambiarlos para conseguir el apoyo de los nacionalistas vascos en la moción de censura con la que derrocó a Mariano Rajoy.
En la tradicional recepción que el presidente ofreció ayer en el Palacio de la Moncloa a los representantes de los medios de comunicación por las fiestas navideñas, el jefe del Ejecutivo confirmó que, con o sin apoyos suficientes para pasar el trámite parlamentario, las Cuentas de 2019 llegarán al Congreso de los Diputados. De hecho, remarcó que su idea es que el proyecto esté en la Cámara en febrero, aunque aclaró que aún no tiene claro el momento exacto en el que el Consejo de Ministros lo aprobará.
Para él, según remarcó, la clave es que el proyecto de ley pueda superar el trámite del debate de totalidad, ya que recuerda que todos las Cuentas del Estado que han traspasado esta diligencia, finalmente, han salido aprobadas. En este sentido, señaló que, en ningún caso, va a retirar su plan presupuestario antes de que sea votado en el Parlamento. Así, hizo hincapié en que tiene esperanza de conseguir los apoyos necesarios, ya que recalca que, al parecer, el PDeCAT no va a presentar enmienda de totalidad y el PNV les ha trasladado su intención da facilitar la tramitación. Además, en el Ejecutivo están convencidos de que ERC no puede votar a favor de una propuesta alternativa a las Cuentas de los socialistas que presentará la derecha, por lo que tendrá que pronunciarse a favor del proyecto del Gabinete.
Eso sí, si finalmente no consiguiera el respaldo de otros grupos parlamentarios, más allá del de Podemos, con el que pactó las Cuentas, Sánchez admitió que no podría prolongar la legislatura hasta 2020, que, según enfatizó, es su objetivo.