CRÓNICA PERSONAL

Pilar Cernuda

Periodista y escritora. Analista política


La arremetida de Torra

30/01/2020

Ha pegado un puñetazo en la mesa, como si quisiera responder a todos los que le consideran un pusilánime en manos de Puigdemont. La arremetida ha sido importante, pero nadie duda que el presidente de la Generalitat no habría anunciado el fin de la legislatura en pocos meses, y la ruptura con ERC –sin pronunciar la palabra ruptura- si no contara con el visto bueno previo del ex presidente. Es más, la sensación generalizada es que la declaración institucional ha sido alentada por Puigdemont, que desde luego ha revisado, si no escrito, desde la primera hasta la última palabra.

Torra se presenta como víctima de “un golpe de Estado” para encarcelar a un gobierno por vías irregulares. Curioso que después de hacer esa acusación afirme su disposición a verse con Pedro Sánchez, la persona que supuestamente estaría al frente de ese golpe de Estado utilizando todas las armas a su alcance; entre ellas la justicia, si se parte de la base de que los independentistas piensan que Sánchez la maneja a conveniencia. De hecho no dejan de presionarle para que ponga en libertad a los dirigentes condenados a prisión. Pero arremete también contra Torrent, el presidente del Parlamento que ha dado por buenas las decisiones de los servicios jurídicos de la Cámara y dejado sin escaño a Quim Torra. Cuando se refirió Torra a la falta de coraje, se refería, sin duda, a un Torrent que no actuó como lo hizo su antecesora Carme Forcadell, hoy en prisión.

Torra ha alegado falta de unidad en el gobierno para convocar elecciones una vez que se aprueben los presupuestos catalanes, una manera de reconocer la ruptura no formal, ahora ya formal, entre ERC y Junts. ¿Será Puigdemont el candidato de Junts? Habrá que verlo. Está disfrutando de su escaño europeo, aunque le acaban de meter un rejón con la advertencia de que le embargarán su sueldo si no cumple previamente con las exigencias de la Justicia de pagar los 4 millones de euros que malversó –referendum, campaña, embajadas- cuando era presidente de la Generalitat. Se da por hecho que ERC presentará a Pere Aragonés y los socialistas sueñan con un tripartito PSC-ERC-En Comú presidido por Iceta.

Cambia el escenario catalán, con los dos principales partidos independentistas enfrentados, el entusiasmo en la calle en caída libre y la economía –importantisima cuestión de cara a las elecciones- abiertamente deteriorada.

Antes de verano habrá elecciones. El resultado va a ser determinante para Cataluña pero también para el resto de España, pues el independentismo envenena la política y a la sociedad dentro y fuera de Cataluña. Será determinante también para el futuro de Pedro Sánchez y su apuesta por el diálogo. Hasta ahora ese diálogo no ha provocado sensatez en el independentismo. Las últimas palabras de Torra –que hablaba por boca de Puigdemont- eran claras: si no hay unidad “se irá alejando la república” y , dijo también, hay que culminar la independencia.



Las más vistas

Opinión

Cábalas

¿Cómo son tan irresponsables sus afiliados y simpatizantes como para poner a su frente, y por ende de nuestras instituciones, al peor pudiendo elegir al mejor?