«Quiero trabajar bajo la máxima de que juntos sumamos más»

Belén Monge Ranz
-
José Luis Vega, nuevo presidente de la Corporación Provincial, tras recibir el bastón de mando de manos de la presidenta de la mesa de edad, Ángela Ambite. - Foto: Javier Pozo

El socialista José Luis Vega fue elegido presidente de la Diputación con el apoyo de Cs

El poderío y pujanza del PSOEen todas y cada una de las administraciones del Estado fue la imagen viva e indiscutible en el pleno de investidura del socialista José Luis Vega que toma el bastón de mando como presidente de la Diputación de Guadalajara, después de ocho años de gobierno del PP, primero con Ana Guarinos y, durante la última legislatura, con José Manuel Latre, que sigue de diputado.
Una sesión plenaria en la que, en primera línea, sentados en cinco sillones de honor, de color verde aterciopelado, estuvieron como invitados especiales: la ministra de Trabajo, Magdalena Valerio; el recién investido presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page; el dirigente de las Cortes regionales, Pablo Bellido; el subdelegado del Gobierno, Ángel Canales, y el nuevo alcalde de la capital alcarreña, Alberto Rojo. Tras ellos, en la bancada, en primera fila de este salón de plenos del Palacio Provincial, los expresidentes.
 Ante la presencia también del  presidente del PP regional, Paco Nuñez, cargos civiles, familiares y amigos y vestido casi íntegramente de azul y con aparente tranquilidad, el diputado socialista y alcalde de Mondéjar, José Luis Vega, fue proclamado presidente de la Corporación alcarreña por mayoría absoluta, gracias al acuerdo cerrado esta misma semana con Cs. De esta forma, PSOE y la formación naranja gobernarán conjuntamente en la institución. Aunque es pronto para hablar de responsabilidades, si se ha adelantado que la diputada de Ciudadanos, Olga Villanueva.  asumirá la Vicepresidencia segunda en la Corporación Provincial.
Tras prometer o jurar el cargo cada uno de los veinticinco diputados tuvo lugar la votación, de forma secreta, del presidente, quien salió elegido con los votos del PSOE (10) y Cs (1). Por su parte, los representantes del PP apoyaron al que será su portavoz, Alfonso Esteban e Iván Sánchez, diputado de Vox, se votó a si mismo. De otro lado, Daniel Touset, de Unidas Podemos optó por la abstención, como ya hiciera la formación en el Ayuntamiento de la capital.
Las primeras declaraciones de Vega tras prometer el cargo y tomar el bastón de mando fueron para dar la enhorabuena al recién elegido presidente de Castilla-La Mancha. «Es el momento de empezar a trabajar, sin perder un minuto, en los numerosos retos que se nos presentan en una provincia compleja como Guadalajara», dijo aludiendo a sus 288 ayuntamientos y sus más de 470 núcleos de población.
Señaló que su trabajo irá dirigido a tratar de ofrecer soluciones «realistas y efectivas» a los problemas de los guadalajareños. «Quiero trabajar con la máxima de que todos juntos sumamos más», afirmó haciendo referencia precisamente a la nueva etapa de «colaboración» que tiene previsto iniciar con otras administraciones.
«La ciudadanía no entiende, y con razón, que a la hora de prestar un servicio haya etapas en las que las instituciones, en vez de colaborar, hagan la guerra por su cuenta», incidió en su intervención Vega a la par que insistió en que si se suman recursos y competencias la efectividad «se multiplica».
Se mostró igualmente como un «firme partidario del diálogo y el entendimiento» en una Diputación más plural «que nunca» en la que buscará la colaboración política», como también con el resto de las administraciones, porque tiene claro que es responsabilidad de todos «para entenderse». «Mi mano va a estar siempre tendida a todos los grupos políticos porque para hacer las cosas bien se necesita unidad entre equipo de Gobierno y oposición», apuntó mientras recordaba el respaldo mayoritario obtenido por el PSOE en las urnas en estas elecciones. «Dedicaré todos mis esfuerzos a servir a esta provincia con humildad, honradez y eficacia», incidió.   
Ciudadanos. Los cinco grupos políticos representados tuvieron posibilidad de intervenir. Un turno de palabra del que no hizo uso en ese momento la diputada del partido naranja. El fallecimiento de un familiar cercano la dejó sin palabras. Sin embargo, horas antes, tras la firma del pacto de gobernabilidad, recordó que «en estos cuatro años hemos aprendido que si realmente queremos cambiar las cosas, lo tenemos que hacer desde el Gobierno», y desde ahí quiere Villanueva comenzar a aplicar sus  «políticas naranjas».