CATHEDRA LIBRE

Miguel Romero


Transhumanismo

20/01/2020

El transhumanismo es un movimiento cultural e intelectual internacional que tiene como objetivo final transformar la condición humana mediante el desarrollo y fabricación de tecnologías ampliamente disponibles, que mejoren las capacidades humanas, tanto a nivel físico como psicológico o intelectual.
Aunque los dispositivos electrónicos son cada vez más parte integral de nuestra vida, pocos nos detenemos a considerar cómo la convergencia de elementos tecnológicos transformará la humanidad.
Algunos dicen que esa transformación será desordenada, compleja y, a veces, aterradora, pero ya hay señales que apuntan a un futuro que desdibujará nuestras identidades.
Para la BBC, el filósofo Julian Baggini explica la visión radical del transhumanismo.
La mayoría de nosotros consideraríamos el fin de la raza humana como una catástrofe. Pero hay quienes no sólo se alegran sino que quieren apurar el día en el que ocurra.
Los transhumanistas esperan ansiosamente el día en el que el Homo sapiens sea sustituido por un modelo mejor, más inteligente y en mejores condiciones...
Los humanos efectivamente necesitamos mejorar con urgencia.
Cualquier especie que cause un daño tan enorme al medio ambiente, que no se puede alimentar a pesar de tener suficiente comida y lucha innumerables guerras que cobran millones de vidas seguramente se puede beneficiar de una actualización del sistema de inteligencia.
Y me ha venido a colación este término por las últimas noticias científicas, en las que se acababan de demostrar por medio de la utilización de tres fármacos, la posibilidad de aumentar en dos años y medio la vida de un ser humano, del que había ingerido tales productos. Por ello, la ciencia sigue estando en primera línea en su estudio y cierto es que, al margen de que se ha aumentado la media de vida en España a los 84 años, la necesidad de poder condicionar su existencia y su evolución y retraso hacia la muerte por medio de ese transhumanismo, todo nos hace pensar en el sistema.
Y es que el futuro puede llegar a asuntar en muchos momentos. La tecnología avanza de una manera imposible de determinar y sin duda, esto puede inquietarnos, sobre todo, a quienes no somos capaces de considerar hasta qué punto podemos nosotros controlar a la ciencia o es la ciencia la que nos controla a nosotros. Si resulta que según los últimos datos médicos -una de cada tres personas que nacieron en el 2015 sufrirá demencia-, la esperanza de un mundo mejor se desvanece; por eso, los transhumanistas piensan que no es esto lo mejor que podemos esperar sino que el envejecimiento podría detenerse e incluso revertirse porque, para ellos, algunas mejoras de las que actualmente se están detectando en los procesos científicos pueden elevar dramáticamente nuestro coeficiente intelectual y hacernos más fuertes y entonces, ¡Dios mío! será posible que podamos hasta dejar atrás a nuestros frágiles cuerpos, cargando lo que somos en una computadora y así vivir para siempre mundos virtuales.
Mejorar a la humanidad a través de la ciencia y la tecnología puede cambiarnos radicalmente.