Más fuerte que el agua

Redacción
-
Más fuerte que el agua - Foto: Reyes Martí­nez

La procesión de la Vera Cruz completó su recorrido pese a la lluvia que cayó en varias ocasiones

La procesión de Lunes Santo pudo llevarse a cabo tras la conmoción del incendio de la catedral de Notre Dame y la amenaza interminente de la lluvia, que minutos antes del inicio ya causó incertidumbre entre los nazarenos. No obstante, tras la misa que ofició el obispo, José María Yanguas, el desfile procesional salió por las puertas de la Catedral en un emocionante silencio sólo roto por los motetes del Coro Alonso Lobo, el sonido de una campana, así como de los roncos tambores que marcan el paso de la imagen sagrada del Santísimo Cristo de la Vera Cruz. El cortejo procesional, que es una meditación sobre las siete palabras que pronunció Jesucristo en la Cruz, completó su recorrido con el calor de los fieles que pese al frío y la lluvia intermitente acompañó a a procesión hasta San Esteban. Eran más de la una de la madrugada y fue cuando el canto del Miserere puso el colofón.

Hay que recordar que los nombres de las personas que predicaron cada una de las siete palabras fueron el obispo de la Diócesis, José María Yanguas; el párroco Cruz Campos; los hermanos mayores, Mario Burgos, Julia Celada y Francisco José Álvaro; el número uno en las listas de la hermandad, Antonio Saiz; y el vicario general Antonio Fernández.

[Vea la Galería fotográfica]