Vaclík y Oblak, reyes del Pizjuán

SPC
-
Vaclík y Oblak, reyes del Pizjuán - Foto: MARCELO DEL POZO

Los guardametas se erigen en los salvadores de Sevilla y Atlético (1-1)

El Sevilla y el Atlético de Madrid firmaron tablas en el Ramón Sánchez-Pizjuán (1-1) en el duelo por la segunda posición de la Liga, que continuará en manos de un conjunto rojiblanco que neutralizó con un tanto de falta del francés Antoine Griezmann el gol inicial de Ben Yedder.  Todo en un partido en el que ambos porteros, el esloveno Jan Oblak y el checo Thomas Vaclik, salvaron los muebles para los suyos. 
 Tras un primer tramo de intimidaciones visitantes, el cuadro hispalense dotó de más calma al encuentro. Superados los 10 minutos, un centro de Jesús Navas, que concentró todo el peligro local durante la primera mitad, tuvo que ser interceptado por Oblak, mientras André Silva solicitaba penalti por un empujón de Stefan Savic. 
Roque Mesa, poco después, enganchaba en la frontal otro balón colgado por el capitán nervionense, pero el balón se marchó desviado. Poco a poco, los de Pablo Machín llegaban con más seguridad al área colchonera, y encontraron premio a su dominio en el minuto 37. 
En la jugada anterior, el arquero esloveno mandó a córner un derechazo de André Silva que, tras desviar ligeramente el portero, se estrelló en la escuadra. En el saque de esquina posterior, de nuevo Navas ponía un balón atrás en el área que, después de un primer remate de Silva, llegó a las botas de Wissam Ben Yedder, que no falló. 
Ocasiones falladas. El gol hacía justicia al asedio de los sevillanos, que todavía pudieron incrementar la cuenta antes de marcharse a vestuarios en un mano a mano del delantero francés ante el guardameta colchonero y en un disparo de Roque Mesa taponado por Juanfran. 
Sin embargo, el balón parado sonrió a los de Simeone que, cuando se intuía el descanso, se encontraron con el empate en una falta directa desde la frontal ejecutada de manera magistral por Antoine Griezmann.
 Tras el intermedio, Simeone identificó el foco de los problemas del equipo y optó por contrarrestar a Navas situando a Koke en la banda izquierda para tapar  las subidas del de Los Palacios. Con ello, impedía correr al conjunto andaluz, que se encontró con más dificultades para llegar al área rival. 
Mientras, Vaclik salvaba a los locales nada más reanudarse el partido al meter la pierna a un disparo de Saúl Ñíguez. La réplica la ofrecía minutos después Oblak al detener un remate cruzado de Sarabia desde la frontal. Fueron minutos de intercambio de golpes. 
 Ya en el 69, Ben Yedder perdonó en un balón suelto en el área que se marchó fuera por poco, y con ello comenzaba un carrusel de ocasiones que trajo consigo un final frenético. De nuevo Oblak, en el 74, sacaba una mano a un centro endiablado de Navas.   Dos nuevas paradas del guardameta sevillista a Griezmann y Thomas y otra del esloveno a Gnagnon mantuvieron en tensión a ambos equipos, que firmaron tablas en un  duelo vibrante.