ESCAÑO CERO

Julia Navarro

Periodista y escritora


El triunfo de Sánchez

Aún falta un mes y medio para que se celebren las elecciones generales pero de seguir las cosas como hasta ahora es más que probable que en esta ocasión acierten los que auguran que el PSOE ganara las elecciones. 
Y es que, lo vengo repitiendo, desde hace un tiempo parece que Pablo Casado y Albert Rivera parecen empeñados en perder los próximos comicios. Solo dan traspiés y sus estrategias y tácticas parecen hechas por algún enemigo. 
O sea que Pedro Sánchez puede ganar no por méritos propios sino porque Casado, Rivera e Iglesias no pueden estar haciéndolo peor. 
En realidad, el líder socialista no tiene necesidad de hacer nada, incluso si mantiene un perfil bajo, tiene muchas posibilidades de volver a hacerse con el santo y seña de la Moncloa. 
Los dioses ciegan a los hombres que quieren perder y es evidente que a Casado y a Rivera, amén de a Iglesias, les han cegado. Cuesta comprender cómo se pueden estar yendo al traste partidos como Ciudadanos y Podemos que hasta hace poco incluso acariciaban la idea de poder ser determinantes en la gobernabilidad de España. 
Albert Rivera parecía creer que el triunfo le iba a ser dado puesto que por un lado el desgaste del PP y por otro las políticas de Sánchez respecto a Cataluña, le dejaban a él terreno abonado para ganar las elecciones. Pero la moción de censura le cogió a trasmano y no supo reaccionar sino que se enrocó y ahí sigue sin entender aún lo que ha pasado. 
Lo peor es que Rivera al igual que Pablo Casado han emprendido una carrera enloquecida en busca de los votantes de VOX y lo único que están consiguiendo es perder a los votantes que ya tenían. 
Y es que tanto Rivera como Casado con sus discursos, sus gestos agrios, su desconcierto, sus meteduras de pata, están consolidando a Pedro Sánchez. 
La idea de la manifestación en la plaza de Colón fue de Casado, creía que se iba a apuntar el tanto de aparecer ante la opinión pública como el líder capaz de manejar lo que hay a su derecha y lo que había en el centro izquierda. Y lo único que ha conseguido es que se le vayan más votantes, exactamente lo mismo que le ha sucedido a Albert Rivera. Ya nadie sabe qué es Ciudadanos, en vista de los zig zags ideológicos que sus dirigentes están llevando a cabo. 
Por eso ya digo que Sánchez tiene muchas, muchísimas posibilidades de ganar las elecciones sin siquiera despeinarse. El triunfo se lo están sirviendo en bandeja tanto Pablo Casado como Albert Rivera y por supuesto también los errores estratégicos de Pablo Iglesias. 
No es que Sánchez tenga baraka ni que la gente haya descubierto que es un genio. Simplemente es que los votantes más centrados de la sociedad están estupefactos con las cosas que dicen Casado y Rivera amén de la ausencia de Iglesias. 
En fin que Pablo Casado, Albert Rivera y Pablo Iglesias son los que van a llevar a Pedro Sánchez en volandas a la Moncloa. 
Y luego se preguntarán que como ha podido suceder.