Desechos elevados a la categoría de arte

Manuel Pérez
-

La Fundación Antonio Pérez acoge la cuarta edición del certamen artístico Open Natura • La muestra viaja a la capital tras celebrarse tres años en Paracuellos de la Vega

Inauguración de la cuarta edición del certamen artístico Open Natura, ayer, en la Fundación Antonio Pérez. - Foto: Reyes Martínez

 
La Fundación Antonio Pérez acoge hasta el próximo 29 de noviembre la exposición Desechos encontrados, encuadrada dentro de la cuarta edición del certamen artístico Open Natura, que tiene como finalidad fusionar el arte con el espacio que le rodea.
Dentro de la muestra, y a lo largo de los diferentes espacios del antiguo convento de las Carmelitas, exhiben sus obras los artistas Araceli Carrión, Bichobola-Creativo, Dilena Díaz, Elena Martí, Ferrán Capilla, Inmaculada Abarca, Jordi Arnal, José Juan Gimeno, Mario Molins, Miguel Ángel Aranda, Vicent Marco y Arístides Rosell, que han participado en el certamen de forma gratuita.
José Juan Gimeno, coordinador general de Open Natura, explicó ayer que la filosofía del certamen es la de intervenir artísticamente sobre la naturaleza desde el respeto hacia el medio ambiente, con la finalidad de que la obra instalada dialogue con el paisaje o el espacio que la rodea. 
En el caso concreto del proyecto monográfico Desechos encontrados, diseñado expresamente para la Fundación Antonio Pérez, lo que se ha pretendido, según explicó el gestor cultural Arístides Rosell, es retomar el ámbito del objeto reutilizado, donde lo residual y el desperdicio son reinterpretados por la vía del arte. 
Al reutilizar lo que parece inservible, los artistas participantes confieren otro valor a lo despreciado para recontextualizar el valor objetual del desecho en una nueva configuración. Una forma de hacer arte que tiene entre sus exponentes al propio Antonio Pérez, precursor del Museo del Objeto Encontrado.
 
Open Natura. El certamen artístico Open Natura surgió hace cuatro años a iniciativa de la galería Imprevisual de Russafa (Valencia), de la mano de Arístides Rosell y José Juan Gimeno. 
Durante las tres primeras ediciones se ha desarrollado en el paraje rural de la ermita de Paracuellos de la Vega (Cuenca), un enclave que albergó la obra de diferentes artistas tanto españoles como extranjeros.