Las ayudas para Barchín se destinarán a terreno público

Redacción
-

Representantes de las administraciones se reunieron con los propietarios afectados por el incendio que calcinó 2.500 hectáreas y les trasladaron que las inversiones de 400.000 euros del Ministerio de Agricultura son para monte público

Las ayudas para Barchín se destinarán a terreno público

Este sábado 14 de septiembre se reunieron en Barchín del Hoyo diversos representantes de la administración provincial y local con los propietarios afectados por el incendio de Barchín del Hoyo de este verano. Por parte de la administración provincial de Cuenca acudieron el Delegado provincial de Desarrollo Sostenible, Rodrigo Molina; el Jefe de Servicio de Medio Natural, José Antonio García Abarca y el Coordinador de Agentes Medioambientales, Antonio Sancho. Por parte de la administración local, estuvo presente la corporación municipal de Barchín del Hoyo, con su alcalde Enrique Santiago Heras, así como el alcalde de Piqueras del Castillo, Abel Sánchez. A la reunión acudieron unos 40 propietarios de terrenos afectados pertenecientes a Gabaldón, Piqueras del Castillo, Valverdejo y Barchín del Hoyo.
Rodrigo Molina y José Antonio García Abarca explicaron las principales medidas de actuación que la administración regional va a llevar a cabo en el pinar quemado, cuya estimación es de 2.500 hectáreas. Destacaron que las inversiones de 400.000 euros brindadas por el Ministro de Agricultura, Luis Planas, irán destinadas principalmente a actuaciones sobre terreno público, que supone el 8% del total de terreno quemado. Estas actuaciones consistirán, por un lado, en la limpieza de áreas de escaso aprovechamiento comercial (áreas de monte bajo), y por otro, en el control de plagas mediante la colocación de trampas para insectos perforadores en la zona perimetral del incendio. Estas labores las llevarían a cabo empresas públicas, como por ejemplo Tragsa. También insistieron a los propietarios en la necesidad de realizar una corta y limpia del pinar quemado lo más rápida posible para evitar la aparición de dichas plagas, preferiblemente antes del 31 de mayo de 2020. Por otro lado, quisieron dejar claro que no habrá labores de reforestación argumentando que, dado que el pinar afectado es mayoritariamente terreno llano con poco riesgo de erosión, se espera una repoblación natural del terreno. 
Ante estas afirmaciones, algunos propietarios manifestaron su perplejidad y desacuerdo con estas decisiones. Entendieron que la dedicación de una inversión económica tan grande a una extensión de terreno tan pequeña, de aproximadamente 200 ha, era muy desproporcionada; máxime cuando unas 130 ha de este terreno eran zonas de pino maderable de mayor valor comercial. Pidieron si una parte de ese dinero podría dedicarse a áreas de interés común, como sería el arreglo de caminos tras la inminente y masiva extracción de madera. Recordaron el paupérrimo estado de caminos que a día de hoy sufren los municipios de Poyatos y Las Majadas, 10 años después de haber sufrido un incendio similar. Los representantes provinciales resaltaron la imposibilidad del desvío de esos fondos para otros motivos diferentes a los establecidos. Defendieron el destino del posible sobrante económico a un fondo de reserva gestionado por la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha. Sin embargo, el objetivo de ese fondo de reserva no fue determinado con precisión.
Los representantes provinciales también sugirieron a los propietarios la formación de Sociedades Forestales, una por cada municipio afectado. Explicaron que el fin de estas sociedades es, además de contar con incentivos fiscales, la explotación y aprovechamiento en común de terrenos forestales. De esta forma, los propietarios podrían solicitar de forma conjunta permisos de corta y limpieza del pinar, con ayuda de los ayuntamientos. 
Respecto a las posibles causas del incendio, Antonio Sancho puntualizó que la investigación se encuentra bajo secreto de sumario, pero se comprometió a hacerla pública en cuanto fuera posible. No obstante, varios asistentes preguntaron sobre las actividades de corta de romero realizadas por cuadrillas de trabajadores en el área de origen del incendio los días previos al inicio de éste. Afirmaron también que esta corta de romero se estaba llevando a cabo en monte público propiedad de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, en el término municipal de Gabaldón, a escasos metros del origen del fuego. A todo esto, Sancho respondió que estas actividades contaban con las autorizaciones administrativas pertinentes. 
Finalmente, representantes de la recién constituida Asociación de Propietarios Afectados por el Incendio de Barchín del Hoyo, solicitaron la celebración de una reunión conjunta entre la administración y la junta directiva de la Asociación, para tratar, entre otros temas, la elaboración de un Plan de Actuación sobre la zona de incendio.