La Junta quiere desatascar los estudios arqueológicos

-

El Consejo de Gobierno da luz verde a la contratación de tres arqueológos y dos arquitectos más

La Junta quiere desatascar los estudios arqueológicos - Foto: David Pérez

El Consejo de Gobierno ha dado luz verde a la contratación de un equipo de arqueólogos y arquitectos para ‘desatascar’ la tramitación de los expedientes que están sujetos a algún tipo de condicionante, limitación o informe sobre el patrimonio urbanístico y arqueológico. El objetivo es reducir a la mitad su tramitación burocrática.
Desde el Gobierno regional se trata de desvincular esta decisión de la actual polémica sobre la posible construcción de un cuartel de la Guardia Civil en las inmediaciones del yacimiento arqueológico de la Vega Baja en Toledo capital. Como apunta la portavoz de la Junta, Blanca Fernández, lo que se busca es «hacer compatible el objetivo de preservar el patrimonio con la inversión y el desarrollo» en el conjunto de la comunidad.
Con todo, se  ha previsto la contratación de dos arquitectos y tres arqueólogos más, que desempeñarán su labor en los servicios centrales para dar apoyo a las unidades responsables de las delegaciones provinciales de la Consejería de Educación y Cultura.
Según explica Fernández, se tratan de expedientes muy «heterogénos», que van desde obras de rehabilitación a catas arqueológicas y cuyos plazos de tramitación pueden ir desde unos meses a varios años.
Los nuevos arquitectos tendrán entre sus funciones la valoración e informes de obras y proyectos en el patrimonio inmueble de Castilla-La Mancha, así como la recepción y propuesta de resolución de las intervenciones que se proyectan en ese patrimonio, su seguimiento y cierre. Mientras que los arqueólogos, se encargarán de la elaboración de informes y la resolución de actuaciones en relación con el impacto ambiental de ámbito provincial y regional; de la recepción, informe y propuesta de resolución de las intervenciones arqueológicas que se proyectan en el patrimonio; de los proyectos de redacción del inventario de ámbito municipal; y de la  gestión de consultas referidas al Inventario y Catálogo del Patrimonio Cultural de la región.
Todo ello será posible gracias a una inversión que asciende a 429.727 euros dentro de este programa que se extenderá hasta el mes de febrero de 2022.