"Podemos impulsar una transformación digital de la economía"

Luis J Gomez
-

El profesor de la UCLM Francisco Jareño investiga cómo reforzar la economía española con esta crisis, con una apuesta por la digitalización, la investigación o la mejora de competencias de los profesionales del futuro

"Hay oportunidades en esta alerta sanititaria" - Foto: Yolanda Lancha

Salvar empleos, empresas y hasta sectores completos. Eso es lo que se espera de las medidas económicas que pone el Gobierno de España sobre la mesa para que después de la crisis sanitaria no haya que afrontar una crisis económica. Pero también se puede aprovechar estar circunstancias para que la economía española salga reforzada en algunas asignaturas que tenía pendiente. Eso es lo que piensa Francisco Jareño Cebrián, profesor de Economía Financiera de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresarial de la UCLM. No es que el vea el vaso medio lleno. Es que ve un vaso medio vacío que en este contexto se puede llenar: el de la transformación digital.
«Estamos viviendo una etapa de incertidumbre, de riesgos económicos, pero también de oportunidades, que podemos aprovechar para impulsar una verdadera transformación digital en muchos sectores de actividad», explica Jareño a La Tribuna. En un primer momento, para que la actividad económica, pueda continuar, insta a emplear el uso de medios telemáticos y los avances tecnológicos que hay ahora, siendo consciente de que depende mucho del sector y del tipo de trabajo. Pero ese primer paso que se da para mantener la actividad, se puede aprovechar para dar un salto digital. «Las oportunidades hay que aprovecharlas», sentencia.
Jareño cree que a España le hace falta: «El retraso de nuestro país en el reto tecnológico se podría empezar a paliar». Por eso, además de las medidas, que cree que son necesarias para las consecuencias de esta paralización, también recomienda como prioritarias las medidas de apoyo a la transformación digital, asumiendo que la digitalización «se está aplicando a marchas forzadas».
En este aspecto cree que el coronavirus puede funcionar como «una disrupción obligada para comenzar una verdadera transformación en los sectores más tradicionales de nuestra economía». Si se ayuda con medidas de apoyo por parte del Ejecutivo, podría ser «el inicio del cambio».
Dada su condición de profesor de la UCLM lo lleva también al ámbito de la formación de profesionales. «Las competencias digitales de nuestros estudiantes es necesario actualizarlas y adaptarlas», subraya. Dice que en la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de Albacete están trabajando en la posibilidad de ofrecer estudios que formen en las competencias que se demandan en estos momentos, las llamadas soft skills, algo así como competencias blandas porque implican capacidad de adaptación a entornos cambiantes, resolución de problemas, trabajo en equipo, comunicación. Y por supuesto, las competencias digitales.
Jareño confía en que además se saquen lecciones de lo que está pasando estos días. Cree más que nunca que toca ir en la línea de los objetivos de desarrollo sostenible, «el consumo responsable, la distribución de la riqueza, así como una mayor inversión en investigación».
Además de aprovechar esta situación para reforzar puntos débiles de la economía española, Jareño da algunas claves para que la epidemia no derive en una recesión. Una de esas claves es la «rapidez en la adopción de medidas» y otra es la de identificar «los sectores estratégicos de cada país más vulnerables a esta situación». En el caso de España, cree que es fundamental el apoyo a las pequeñas y medianas empresas, al turismo y «proteger el empleo de miles de personas que se pueden ver en peligro si la situación de paralización de la actividad se extiende».

 

El sector agrario es el punto fuerte de laregión, la baja digitalización es el débil


Algunas de las amenazas del coronavirus que Jareño detecta para la economía española, se trasladan tal cual a Castilla-La Mancha, pues es una región con mucha pequeña y mediana empresa y en la que el turismo cada vez aportaba más al PIB. Pero también tiene sus puntos fuertes de cara a afrontar esta situación. El profesor de Economía Financiera de la UCLM dice que una de las ventajas es «el tipo de especialización que ostenta», refiriéndose al sector agrícola, que es uno de los más importantes.
El sector agrícola ligado directamente al abastecimiento de alimentos entra dentro de los sectores que gozan de protección del Gobierno de España durante este Estado de Alarma. Apunta que estas medidas de protección «garantizan el mantenimiento de la actividad en este sector, así como la posibilidad de dar salida a sus productos».
¿Y cuál es el punto débil? Pues por un lado, reconoce que una de las desventajas que tiene Castilla-La Mancha es el «bajo nivel de digitalización de los distintos sectores económicos de la región».

 

«El impacto económico será importante, pero su magnitud dependerá de la persistencia de la situación»
El tiempo es oro, también en esta crisis sanitaria. Francisco Jareño avanza que «el impacto económico va a ser importante, pero la magnitud del mismo, dependerá de la persistencia de la situación en que estamos viviendo». Tampoco se olvida de los vaivenes de la Bolsa, con la medida de la CNMV de prohibir las operaciones en corto de manera temporal. Dice que es «interesante restringir temporalmente la posibilidad de realizar operaciones especulativas”, pero advierte de que “no siempre son identificables este tipo de operaciones».