scorecardresearch

Los trámites de baja por COVID se multiplican por diez

Leo Cortijo
-

La Confederación de Empresarios subraya que el incremento es «notable» desde el estallido de ómicron y que eso repercute «negativamente» en la organización y productividad de las compañías.

Una persona no puede acudir a su puesto de trabajo y permanece en casa al encontrarse enferma. - Foto: Óscar Solorzano

Es la última gran consecuencia de la pandemia. La variante ómicron ha llegado para sacudir todo el sistema desde la base. No solo a nivel sanitario, especialmente en la atención primaria, sino también económico. Durante los dos últimos años nos hemos acostumbrado a que los agravios del terremoto vírico tuvieran sus réplicas, prácticamente inmediatas, en el sistema productivo. Y esta nueva versión del virus no es una excepción. Un sopapo en toda la cara merced a una explosividad de contagios nunca antes vista. Día a día se baten todos los récords habidos y por haber en este capítulo. Y eso supone que durante los últimos días los trámites de baja laboral por Covid se hayan multiplicado «al menos» por diez.

Así lo pone de relieve el director del departamento jurídico de CEOE Cepyme Cuenca, Jesús Hontana, que asegura a La Tribuna que el incremento está siendo «notable». Sin poder ofrecer datos «exactos» al respecto, este experto en la materia comenta que las empresas no dejan de ser un «reflejo de la sociedad» y que al aumentar los casos «está claro» que muchos trabajadores en activo se están contagiando y han causado baja laboral. Una circunstancia que repercute «negativamente en la organización y en la productividad» de las compañías. Asimismo, subraya que el problema es todavía más grave en aquellas empresas en las que se notifique un brote importante y haya un mayor número de contagiados y, por lógica, también en aquellas que requieran una mayor presencialidad de sus trabajadores.

Para intentar paliar en la medida de lo posible esta situación y como válvula de escape de urgencia, las autoridades sanitarias han decidido mover ficha y revisar a la baja el tiempo de cuarentena que un infectado debe respetar. Ahora bien, a pesar de que los organismos competentes hayan disminuido el periodo de cuarentena de diez a siete días, Hontana destaca que el problema organizativo sigue estando ahí, «si cabe con una mayor incidencia durante esta última ola». Es una ley directamente proporcional, pues «todo indica» que las bajas laborales crecen en el mismo número. «Los contagios es algo que se ha determinado médicamente, así que, si esa persona está ejerciendo un puesto de trabajo, lo más normal es que se haya tramitado su baja laboral también», remata.

El teletrabajo. Con estos ingredientes sobre la mesa la pregunta fundamental es casi obligada: ¿Cómo están solventado las empresas este problema por ahora? El director del departamento jurídico de la patronal conquense explica que los empresarios están haciendo lo que la legislación establece en este momento, así como cumpliendo los protocolos establecidos. «Sí es cierto que alguna empresa» –añade al respecto–, «si ha podido hacerlo, está optando estos días por el teletrabajo para evitar más contactos, pero eso es para prevenir contagios». Una vez que se producen las infecciones, remata, «las medidas a tomar ya están establecidas y los protocolos son claros». Más vale prevenir que curar y por esa razón Hontana recuerda que el mejor consejo no es otro que hacer todo lo que decrete Salud Pública para evitar contagios en los centros de trabajo e implantar el teletrabajo o trabajo a distancia en la medida de lo posible.

La situación puede pasar del azul al azul oscuro y de éste al negro si el número de bajas sigue aumentando. Se corre el riesgo de colapsar el sistema. En esta tesitura, el Gobierno sigue apostando por el proceso de vacunación como pilar fundamental y espera que las bajas laborales no afecten a sanidad y educación. La ministra de Hacienda y Función Pública, María Jesús Montero, ha asegurado que el Gobierno «sigue atento a todo lo que es la evolución de la pandemia» y a la incidencia de la variante ómicron, «que es más contagiosa, más transmisible, pero sin embargo tiene como contraparte que provoca menos ingresos, menos hospitalización, menos UCI y también menor mortalidad».

En su opinión, esto constituye «un elemento extraordinariamente positivo a la hora de valorar como se ha ido evolucionando en esta pandemia», ya que ha destacado que la situación actual «no tiene nada que ver con la situación que nos encontrábamos hace prácticamente un año» pese al alza de contagios.