El queso manchego busca mercados ante los aranceles de Trump

Benjamín López
-

La Consejería de Agricultura promueve una campaña en la céntrica estación de Sol del Metro de Madrid que verán seis millones de potenciales clientes durante este mes de febrero

El queso manchego busca mercados ante los aranceles de Trump - Foto: JUAN LAZARO

Los seis millones de personas que transitan cada mes por los pasillos de la estación de Metro de Sol, en Madrid, verán cada día del mes de febrero publicidad del queso manchego en uno de los pasillos más transitados, concretamente en el que confluyen las líneas, 1, 2 y 3 del suburbano. Se trata, según explico el consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, de potenciar el mercado nacional para «compensar» los posibles efectos adversos de los aranceles impuestos por el gobierno de Estados Unidos al queso de nuestra tierra. La campaña ha costado unos 25.000 euros sufragados íntegramente por la Consejería y forma parte de una serie de eventos de promoción «exclusivamente nacional» que tendrán lugar durante los próximos meses y para los que se han destinado cien mil euros de dinero público.
«La campaña va a tener un impacto enorme en este momento en el que el queso manchego tiene que abrirse al mercado nacional», dijo el consejero antes de añadir que «el objetivo es compensar la posible pérdida de mercado en Estados Unidos» por los aranceles del 25 por ciento impuestos por el Gobierno de ese país al queso de nuestra tierra que tienen como consecuencia un encarecimiento del producto para el consumidor y, por ello, una previsible disminución de las ventas. Los cien mil euros que se van a invertir en acciones de promoción nacional del queso manchego se suman, explicó Martínez Arroyo, a la campaña de promoción de 900.000 euros que lleva a cabo la propia Denominación de Origen ‘Queso Manchego’ con el apoyo del Gobierno regional que aporta también el 70 por ciento de los fondos. 
El queso manchego factura cada año alrededor de 175 millones de euros. Una tercera parte de las ventas se producen en Estados Unidos, otro tercio en el resto del mundo y el otro tercio en el mercado nacional, explicó el consejero. «En España el queso manchego supone el 62 por ciento de toda la facturación de todas las denominaciones de origen de queso de España y es prácticamente el único queso español que se exporta al mundo», dijo. Se trata por tanto de un «sector fundamental» para nuestra región, detrás del cual hay «mil ganaderos» que con sus ovejas de la raza autóctona manchega producen la leche que necesitan las 67 queserías que están dentro de la denominación de origen Queso Manchego, añadió. 
Así que todo aquel que transite desde el sábado pasado y hasta el 29 de este mes por ese pasillo de la estación de Sol necesariamente verá la publicidad del queso manchego, que según dijo Martínez Arroyo es el producto probablemente más reconocible de nuestra comunidad y que «nos representa a todos». Las paredes y hasta la escalera principal están completamente empapeladas con imágenes del queso manchego y mensajes en los que se explica la presencia de una nueva placa de caseína con forma de corona circular que permite al consumidor diferenciar el queso manchego de cualquier otro que se ofrezca en el mercado. «Es necesario que los consumidores aprendan a distinguir bien este producto», dijo el consejero, que solo puede fabricarse en nuestra comunidad porque es la única que cuenta con la raza de ovino manchego. 
Las consecuencias para el sector de los aranceles impuestos por Estados Unidos no están claras, según explicó el presidente de la Fundación Consejo Regulador de la Denominación de Origen Queso Manchego, Antonio Martínez. «Es pronto para sacar conclusiones», dijo antes de explicar que el pasado verano, cuando se anunció la imposición de aranceles, los importadores de Estados Unidos hicieron acopio de queso manchego para tener existencias hasta principios de enero. «Ahora veremos cómo han ido las ventas en enero, que en principio han ido bastante bien, pero habrá que ver cómo evolucionan las exportaciones y es entonces cuando podremos hacer balance», manifestó al respecto. 
No obstante, Martínez se mostró optimista y aunque reconoció que los aranceles perjudican, considera que «la marca queso manchego tiene una fortaleza» que le va a ayudar a superar el encarecimiento del precio. A este respecto, el consejero añadió que si a algún producto se le debería retirar el arancel es al queso manchego ya que «no tiene competidor en Estados Unidos» ni afecta negativamente por tanto a los ganaderos de ese país donde no se fabrica queso de oveja autóctono. En cambio, explicó, sí «perjudica» a los consumidores estadounidenses que se gastan cada año 65 millones de euros en queso manchego.