NOTAS AL PIE

Javier D. Bazaga


Ajuste de impresora

14/02/2020

Mañana se celebra el Madrid el Comité Federal del PSOE. El primero tras la formación del gobierno de coalición formado por PSOE y Unidas Podemos. Pedro Sánchez, o más bien Iván Redondo, quiere tener todo atado y bien atado, para que no haya versos sueltos.
Ya lo hizo el pasado fin de semana con el Ejecutivo reuniéndose en la finca toledana de Quintos de Mora. Allí, según comunicó el propio gabinete, se abordó la planificación de la agenda legislativa del trimestre, el contexto económico, y se analizaron las grandes transformaciones que quieren llevar a cabo a lo largo de la legislatura: crecimiento económico, igualdad, cohesión territorial, transición ecológica, ciencia y digitalización y justicia social. Pero lo que también ocurrió allí fue una catarsis en torno al líder, entendida como una purificación o purga. Una eliminación de los malos pensamientos para acabar de alinear la estrategia del Gobierno. Una llamada al orden a todas las partes que puedan ser susceptibles de salirse del guión. ¿Saben cuando instalan una impresora nueva e imprimen una página de prueba para ver si todas las líneas y colores están en su sitio? Pues algo así. Que las van corrigiendo hasta que todo queda alineado y listo para empezar a trabajar.
Y se comprobó en la primera sesión de control al Gobierno del Congreso este miércoles con los ministros respondiendo a las preguntas de la oposición, más bien ataques en algunos casos, y con los que parecía que podían poner en apuros al presidente exhibiendo un tono de lo más moderado.
Y eso parece que es lo que hará mañana en el comité federal que tendrá lugar en la sede del partido de la calle Ferraz. Un ajuste de impresora. Una llamada al orden sobre todo a los barones más críticos, que en los últimos días han despotricado sobre la negativa de Hacienda a abonar la devolución del IVA correspondiente a 2017. A Castilla-La Mancha se le deben 135 millones de euros. Porque una cosa es que comunidades como Castilla y León, gobernada por el PP, asegure que irá a los tribunales. Pero otra es que la amenaza la lance un líder de tu propio partido. Cabe suponer que Pedro Sánchez tratará de meter en cintura a Emiliano García-Page con este asunto. Ya hubo una matización después del último Consejo de Política Fiscal y financiera cuando, confirmado que no se pagaría el IVA, el consejero Juan Alfonso Ruiz Molina, que entró diciendo que esto era o blanco o negro y que reclamarían esa deuda, salió asegurando que lo tenía que estudiar cuando llegara a Toledo.
Page siempre ha sido muy peleón, sobre todo con el tema de Cataluña o el acuerdo con Esquerra para la investidura, pero lo del IVA ha hecho subir la apuesta. «Yo me debo a mi tierra», ha dicho siempre el presidente castellanomanchego. Veremos qué ocurre mañana.