scorecardresearch

La Aemet avisa del riesgo de contaminación en invierno

L.G.E.
-

El peligro llega cuando coinciden condiciones atmosféricas como la inversión térmica y poco viento. La delegada territorial identifica áreas para vigilar por los focos de contaminación como la frontera con Madrid y Puertollano

Zona industrial del Corredor del Henares, en la provincia de Guadalajara. - Foto: Javier Pozo

El invierno trae muchos peligros, como las heladas, la nieve o la niebla (y algo de eso ya ha venido en lo que va de estación). Pero hay otro riesgo que también suele venir aparejado con la época más fría del año y del que previene la Aemet. Se trata de la contaminación, o para ser más precisos, de la concentración de contaminación cuando se dan determinadas condiciones meteorológicas que suelen confluir en estas fechas. 

La delegada de la Agencia Estatal de Meteorología en Castilla-La Mancha, Paloma Castro, lo advirtió justo al empezar la estación. Explicó que por un lado se tiene que dar una situación prolongada de inversión térmica, cuando la diferencia de temperatura del aire provoca una especie de tapón. También tiene que haber poco viento, pues «las velocidades que se alcanzan en picos fuertes de viento se llevan la basura». Se podría decir que son las condiciones que a veces se repiten durante días cuando hay anticiclones de bloqueo que impiden la llegada de borrascas al centro de la Península. Es en estos días cuando la contaminación se puede concentrar si hay un foco cerca.

Castro los denomina «chimeneas» de contaminación e identifica algunas que pueden ser relevantes para Castilla-La Mancha. Estaría, por un lado, el área de Puertollano, donde se concentra bastante industria. También el tejido industrial que rodea Madrid, en áreas como Getafe o Parla, puede arrastrar esa contaminación a zonas de La Sagra comoIllescas o incluso hasta la capital regional. Lo mismo sucede en el corredor industrial del Henares en la provincia de Guadalajara. 

Castro señaló que hay que estar atentos a esta casuística. Es más, comentó que incluso antes de empezar el invierno astronómico ya se habían sucedido «amaneceres totalmente contaminados, brumas, calimas». Los frentes de borrasca que llegaron para Navidad acabaron con esa racha, pero la delegada de la Aemet avisa de que si se reproducen estas condiciones durante días «hay que empezar a preocuparse por la contaminación».