El Pacto contra la Despoblación mira a la financiación

Belén Monge / Brihuega
-

El presidente de la Junta insiste en que el nuevo modelo de financiación autonómica debe plantearse no solo por habitante, sino por dónde quieren vivir esos habitantes

El Pacto contra la Despoblación mira a la financiación - Foto: Javier Pozo

La Real Fábrica de Paños de Brihuega, en plena Alcarria, ha sido el escenario elegido para la firma del Pacto frente a la la despoblación de Castilla-La Mancha’. Se trata de un pacto que convierte a esta región en la primera comunidad de España en contar con un documento de unidad social y económica para abordar un fenómeno que en esta región padece al menos el 58% de sus 919 municipios, localidades donde hay un riesgo severo de despoblación según las propias ratios fijadas por la Unión Europea. Suscrito ha quedado y ahora hace falta ponerlo sobre el mantel a través de las distintas mesas de trabajo que se vayan conformando.
Un acuerdo que se ha simbolizado con la firma ‘in situ’ de sus máximos dirigentes: el presidente de la región, Emiliano García-Page; la presidenta de la FEMP; el presidente de la Red de Desarrollo Rural Recamder y los responsables de la patronal regional Cecam y de los sindicatos CCOO y UGT,
Todos ellos, sin exclusión, y con más o menos propuestas sobre el mantel, han dejado clara la necesidad de ir de la mano en esta andadura y de trabajar en aspectos vitales como la financiación y la discriminación positiva que debe contemplarse para los municipios menos poblados, la necesidad de dar respuesta a servicios básicos esenciales, la banda ancha como reto indiscutible en una sociedad del siglo XXI y también apostar por propuestas de ocio en los pueblos, teniendo en cuenta que supone igualmente una razón de peso para no fijar población.
Todos ellos han protagonizado una foto de familia que da el pistoletazo de salida a la búsqueda de soluciones conjuntas con un llamamiento expreso al Gobierno central por parte de García-Page de que cualquier medida de choque frente  la despoblación habrá de ir acompasada por afrontar el problema de la financiación si se quiere contar con esta comunidad.
Y no ha podido elegir mejor momento García-Page para ello teniendo en cuenta que este mismo viernes el Gobierno central ha hablado de este mismo asunto en Logroño (La Rioja). En todo caso, el presidente regional ha insistido en Brihuega en en tres restos esenciales con este pacto: que la financiación autonómica debe plantearse no solo por habitante sino por dónde quieren vivir esos habitantes; objetivar los servicios públicos de forma que todos puedan acceder a ellos sin agravios ni discusiones y universalizar el acceso a las telecomunicaciones para que se viva donde se viva, «todos puedan estar en línea».
Tras poner a Brihuega como ejemplo de la clara sensibilidad local y de la falta resignación ante este problema, García-Page insistió en que en esta región no se va a renunciar nunca a poder hacer las cosas «por las buenas y entre todos», al margen de ideologías y de política y sin pensar que existen soluciones mágicas sino «con sentido común».

La presidenta de la FEMP apunta que con esta firma «se coge al toro por los cuernos»
La presidenta de la Federación de Municipios y Provincias de Castilla-La Mancha, Agustina García Élez, señaló que con esta firma «se coge el toro por los cuernos y se pone en la agenda política lo que preocupa a muchísimos municipios». «En esta región nos lo tomamos en serio porque queremos pueblos vivos», indicó, a la par que compartió con los firmantes que este pacto es solo el «punto y seguido».

Recamder defiende el agua como motor de desarrollo y reclama incentivos fiscales
El presidente de Recamder, Jesús Ortega, realizó también una defensa férrea del agua como motor de desarrollo, y ha insistido en que la firma de este documento «no es la meta sino la salida» de un objetivo en el que los Grupos de Desarrollo Local deben jugar un papel fundamental porque son «la voz de los pueblos», dijo. Ortega reclama inversiones para los pueblos y medidas fiscales de discriminación positiva.

UGT apuesta por un plan sectorial de industrialización que mire al Cambio Climático
UGT fue uno de los sindicatos firmantes del Pacto por la Despoblación. Para Amparo Burgueño, responsable de la Gestora del sindicato UGT en Castilla-La Mancha, hay que apostar sin duda por un plan sectorial de industrialización en Castilla-La Mancha. Puntualizó que es fundamental que tenga en cuenta la emergencia climática y tenga como base los sectores estratégicos de alto valor añadido.

CCOO incide en que Castilla-La Mancha ha sido una tierra «olvidada y castigada»
Otro de los sindicatos firmantes del Paco fue Comisiones Obreras. El secretario general de este sindicato en Castilla-La Mancha, Francisco de la Rosa, aprovechó para subrayar su apuesta por el diálogo como «imprescindible» en «una tierra que ha sido siempre especialmente olvidada y castigada». Apostilló que se trata de una región en la que la población se concentra en el 15 por ciento territorio.

Cecam aconseja aplicar aquellas medidas que ayuden a generar tejido productivo
Por su parte, para el presidente de la Confederación de Empresarios de Castilla-La Mancha (Cecam), Ángel Nicolás, es evidente que las empresas son  «imprescindibles para garantizar el futuro de las áreas rurales», y para ello ha apostado por favorecer las medidas que sean necesarias para generar tejido productivo a través de incentivos fiscales, «trabajar para afianzar y consolidar», aseveró.