MIS RAZONES

Pilar Gómez


Una gran oportunidad a la derecha

Los españoles van a ser de nuevo convocados a las urnas por una sola razón: Pedro Sánchez así lo ha querido. Moncloa ha arrancado con frenética obsesión su campaña para señalar culpables. En especial, Podemos y Ciudadanos serán estas semanas sus principales objetivos. 
Esos embustes empiezan a perder efecto. La credibilidad del presidente en funciones se cuartea. De ahí los nervios que se detectan estos días en Moncloa. Y las trampas, como ese uso tan descarado de las instituciones que lleva a cabo el Gobierno con absoluta desfachatez. 
Pablo Casado que acaba de reajustar su equipo, ahora deberá afinar sus listas. Pero lo importante, también deberá perfilar sus mensajes. Se acabó el Casado agresivo y algo descolocado de la anterior campaña electoral. La apuesta por el centro será definitiva en estas elecciones. El PSOE así lo entiende, y se ha lanzado a la yugular de Albert Rivera. La izquierda tiene un problema. Se aventura la fragmentación que sufrió la derecha el 28-A. En el caso de que Íñigo Errejón de un paso al frente y opte por presentarse a escala nacional, lo que parece muy probable, Sánchez deberá compartir a su electorado con otras dos formaciones: Podemos y Errejón.  
Esas divisiones suelen salir mal en las urnas. Y esa es una oportunidad que debería aprovechar el centroderecha. Por ejemplo, llegar a acuerdos en las provincias pequeñas, donde la ley D’Hont favoreció al PSOE. O acordar definitivamente una fórmula para no competir en el Senado. Ya se vio el efecto desastroso de aquel 1+1+1. Sólo ganó Sánchez. Si Casado es prudente, hay posibilidades tras el 10-N. Sánchez está desbordando los límites de la paciencia incluso de los suyos. La abstención será su principal enemigo.