ESCAÑO CERO

Julia Navarro

Periodista y escritora


Políticos tras la pancarta

Nunca he comprendido muy bien por qué se manifiestan los políticos, ya que la mayoría de las manifestaciones son reivindicativas y precisamente esas reivindicaciones van dirigidas a los políticos para que solucionen los problemas. 
De ahí que una vez más me deje pasmada que a la exitosa manifestación para alertar sobre la España vaciada hayan acudido cinco ministros de Sánchez, desde el ministro de Agricultura Luis Planas a la de Economía Nadia Calviño, pasando por la de Trabajo Magdalena Valerio, Teresa Ribera de Transición Ecológica y Reyes Maroto de Industria, amen de dirigentes de la oposición como Pablo Echenique, Isabel García Tejerina del PP o el mismísimo Albert Rivera. 
Están en su derecho a manifestarse ¡faltaría más! pero su presencia es una impostura porque son ellos los que precisamente tienen que arbitrar las medidas para remediar el desastre de la España vaciada. 
Ya digo que la manifestación ha sido un éxito porque sobre todo ha servido para aflorar un problema al que todos los políticos le vienen dando la espalda: la despoblación de los pueblos de España. 
Los datos hablan por sí solos: mas del 90 por ciento de la población se concentra en tan solo el 30 por ciento del territorio. Así que los pueblos languidecen y mueren sin que nadie les preste atención. 
Y son precisamente un centenar de alcaldes de esta España vaciada los que han decidido pasar a la acción y reclamar medidas a esos oportunistas espontáneos que se han sumado a la manifestación como si ellos, que son ministros y dirigentes políticos, no fueran responsables de esa España vaciada precisamente porque no han tomado ninguna medida al respecto. 
Como estamos en campaña electoral antes de que comenzara la manifestación el Gobierno de Sánchez ya había anunciado alguna medida encaminada a cortejar a los manifestantes y el resto de los partidos se  han apresurado igualmente a prometer que abordarán los problemas de la España vacía. 
Lo cierto es que para afrontar los efectos de la despoblación hacen falta inversiones en todos los ámbitos, el de la educación, la salud, la cultura, el trabajo... Y hay formulas, muchas, los alcaldes ya han manifestado que ellos sí que tienen un plan pero que necesitan apoyo para llevarlo a cabo. 
Ahora a esperar a que los políticos hagan lo que prometen además de manifestarse poniéndose detrás de una pancarta. Pues eso.