TIEMPO MUERTO

Diego Izco

Periodista especializado en información deportiva


Colonia

04/05/2020

Tres jugadores del Colonia han dado positivo en los test previos al regreso de la Bundesliga, o eso nos querían vender: la vieja normalidad tiene que ir imponiéndose a la pandemia, como si fuese algo que tuviesen que decidir once tipos con un balón y no once científicos con bata y microscopio.

Tres jugadores del Colonia han dado positivo y quizás otros tres de cada equipo. Dybala en Turín. Por qué no Messi en Barcelona. De hecho, si no he leído mal, lo más probable es que uno de cada tres habitantes de este maravilloso planeta pase por las garras de la COVID-19, muchos sin enterarse, otros sufriendo, algunos incluso muriendo. Con estas evidencias científicas, repito, las que nos valen en esta situación, reiniciar prácticas deportivas grupales o de equipo es un deporte tan de riesgo como el rafting sin casco, el puenting si cuerda, el ala delta con yunque o el submarinismo en zona de tiburones con una bolsa de carne atada a la espalda.

Tres jugadores del Colonia han dado positivo y, de repente, alguno de los súper-convencidos de que había que volver a jugar sí o sí ya alberga dudas. El argumento de «es imposible defender un córner manteniendo la distancia de seguridad» no le valía: lo que hace el resto de la sociedad, por lo visto, no vale para futbolistas, superhéroes con alguna enzima especial no humana que les hace inmunes al virus, ¿verdad?

Tres jugadores del Colonia han dado positivo y 'alguien' se da cuenta de que igual no hace falta correr tanto, de que en la elección entre negocio y deporte hay un tercer factor llamado «salud» mucho más importante. Pero a 'alguien' le interesa transmitir la imagen de que se está haciendo todo lo posible para volver cuanto antes. ¿Para qué? ¿A quién quieren meter prisa?