PP no quiere «perder más tiempo» y pide a Page reunirse ya

La Tribuna
-

Núñez insta a Page a que convoque a los partidos a una reunión «esta misma tarde» para empezar «de manera inmediata» a trabajar por el Pacto por la Recuperación

Paco Núñez, presidente regional del PP. - Foto: David Pérez

El presidente del Partido Popular de Castilla-La Mancha, Paco Núñez, ha instado al presidente de la Junta, Emiliano García-Page, a que convoque a los partidos políticos “esta misma tarde" a una reunión para empezar de “manera inmediata” a trabajar por el Pacto por la Recuperación de Castilla-La Mancha.
Así, Núñez ha asegurado que no es el momento de “perder el tiempo”, por ello ha pedido a Page que no espere “a mañana, al lunes o al martes” y que “hoy mismo” el PP-CLM está a disposición del Gobierno para “iniciar la recuperación de Castilla-La Mancha”.
El líder del PP-CLM ha lamentado que el Ejecutivo regional lleve dos semanas sin convocar a los partidos políticos con representación parlamentaria para informarles de los avances de la pandemia en la región o para escuchar las propuestas e ideas de la oposición. “Han decidido encerrarse en el Palacio de Fuensalida y no escuchar a nadie”, ha añadido.
Núñez ha indicado que el PP-CLM no ha dejado de trabajar en estas dos semanas y ha mantenido reuniones telefónicas y por videoconferencia con cerca de 200 entidades de la región del ámbito local, provincial y regional. Esto ha llevado a la elaboración de un documento que complementa las 100 medidas propuestas al Gobierno de Castilla-La Mancha con casi 200 más para abordar la recuperación económica y social de la región.
Un documento, según ha señalado Núñez, que se sustenta en 10 pilares básicos y cuyas propuestas salen de los autónomos, empresarios, ganaderos, agricultores, comerciantes, hosteleros, alcaldes, sanitarios, miembros del Tercer Sector, personal de residencias de mayores, del deporte o de la cultura, “en definitiva de la sociedad castellano-manchega”.
Este decálogo, en el que el Partido Popular de Castilla-La Mancha sustenta un posible acuerdo con el Gobierno regional, tiene como eje principal una nueva Ley de Presupuestos, ya que cualquier medida que se adopte “tiene que tener reflejo presupuestario”.
Núñez ha recordado que su propuesta es elaborar esta nueva Ley para dos años, de manera que los 21.000 millones que Castilla-La Mancha presupuesta para dos ejercicios, estén “al servicio de la recuperación en la región, de su protección social de la mejora económica”. Por ello, el PP-CLM reclama una bajada de impuestos a las familias, empresas y autónomos como elemento vitar para poder dotar de mayor economía a estos sectores.
Igualmente, Núñez ha destacado que el PP-CLM apuesta por una Comisión de Seguimiento de estas medidas, para comprobar que lo pactado se va cumpliendo y que se implementan las medidas que se recojan en los presupuestos.
Además, el líder de la oposición en la región ha asegurado que, una vez pase la crisis sanitaria, deberá constituirse una Comisión de Investigación en las Cortes que pueda “depurar responsabilidades” y que se pueda conocer que gestión ha hecho el Gobierno durante la pandemia, sus decisiones, el coste de las mismas y quien es el responsable de cada una.
Núñez ha destacado que el documento elaborado por el PP-CLM recoge propuestas de carácter sanitario, ya que hay que recuperar la actividad de los hospitales, dotarlos de medios técnicos y de material de protección, así como comprar test masivos para su realización a toda la población y esto tiene que estar presupuestado de manera urgente.
También recoge propuestas de carácter social, ya que es fundamental que nadie se quede por el camino y que nadie se quede desprotegido, así como que el Tercer Sector tenga presupuesto para poder atender a sus usuarios con normalidad. Además de propuestas educativas, ya que hay que finalizar el curso actual y garantizar el inicio del próximo.
En materia economía, las propuestas deben ir enfocadas a autónomos, hosteleros, sector turístico o pymes, ya que tienen que tener ayudas directas para recuperar su actividad, por ello el Gobierno tiene que poner encima de la mesa varios millones de euros para garantizar la continuidad de estos negocios.