El vino de la región llega a la Puerta del Sol

Carmen Ansótegui
-

Las rutas del vino de Castilla-La Mancha se promocionarán durante este mes en Sol, la estación de metro más concurrida de Madrid, con más de seis millones de viajeros diarios

El vino de la región llega a la Puerta del Sol - Foto: JUAN LAZARO

Las tres rutas del vino de Castilla La Mancha buscan atraer a más turistas promocionándose durante este mes en Sol, la estación de metro de Madrid conocida también como el KM 0. Por ella pasan cada mes más de seis millones de personas, lo que la convierte en un escaparate inigualable para darse a conocer.
El Gobierno regional ya ha impulsado iniciativas similares sobre otros atractivos turísticos de la región como los quesos o la cerámica de Talavera y el retorno ha sido «muy positivo», tal y como explicaba esta mañana ante los medios la directora general de Turismo, Ana Isabel Fernández. En esta ocasión, la inversión ha ascendido a 15.000 euros, que al igual que en promociones anteriores, esperan que se materialice  en un incremento en la afluencia de turistas, algo difícil de medir, aunque sí son conscientes de que estas promociones han generado que más personas se acerquen a la Oficina de Turismo que la comunidad tiene en la calle Gran Vía.
Dando a conocer las rutas el gobierno pretende impulsar el enoturismo en la región. A su juicio, es un sector con un gran potencial y que además tiene la ventaja de beneficiar no sólo al mundo del vino, sino también a otros sectores como la hostelería o la restauración.
Para José Antonio Sánchez Elola, presidente de la Ruta del Vino de Valdepeñas, esta promoción en el metro madrileño es «un gran acierto porque sitúa a las tres denominaciones en el centro del mundo» y les acerca a todo tipo de públicos. Además, hay que tener en cuenta, que Madrid es el principal emisor de turistas que llegan a la región. En su caso la ruta lleva ya un año en marcha y, según sus cálculos, los madrileños son junto a valencianos, murcianos y andaluces quienes más se animan a disfrutar de la ruta.
Para la ruta de la Manchuela es una oportunidad única, ya que con tan sólo tres meses de vida, estar en Sol supone «un buen empujón”, según señala su gerente, Alberto Páramo. En su caso, hace también un llamamiento a los castellano manchegos que viven en Madrid, porque “nadie mejor que ellos puede vender nuestro producto».