El 112 recibió llamadas por Covid a finales de febero

L.G.E.
-

El consejero de Hacienda ha contado que el 112 empezó a recibir llamadas por el Covid en la última semana de febrero. En pocos días se dieron cuenta de que hacía falta una línea específica que se activó el 29. Él mismo dio su móvil a los alcaldes

El 112 recibió llamadas por Covid a finales de febero - Foto: CARMEN TOLDOS

Hay que volver a los días felices del carnaval y a un ya lejano miércoles de ceniza. En esa semana, en la última de febrero, empezaron a recibir en el 112 llamadas relacionadas con el covid. Así lo desveló esta mañana el consejero de Hacienda y Administraciones Públicas, Juan Alfonso Ruiz Molina, en su comparecencia en una Comisión de las Cortes.
El diputado de Ciudadanos David Muñoz dijo que entonces en el Gobierno regional «ya tenían por lo menos inputs de lo que estaba sucediendo en Castilla-La Mancha», además del espejo de lo que estaba ocurriendo en Italia. Y por eso le extraña que hasta el 12 de marzo no se tomaran en la región medidas de contención. El diputado del PP Miguel Ángel Rodríguez añadió que también le había sorprendido que se recibieran llamadas ya desde la última semana de febrero.
El consejero aclaró que esas primeras llamadas «no eran de emergencias, sino para consultar qué ocurría» y también lo atribuye a que por entonces «los medios ponían de manifiesto la que se podía venir encima». El caso es que ese primer movimiento de llamadas no pasó desapercibido en el Servicio de Emergencias 112. Ruiz Molina explicó que eso «llevó a establecer un sistema para la identificación, la correcta gestión y cómputo de llamadas covid». De hecho, señaló que ese sistema se implantó el lunes 24 de febrero y que ese primer día se realizaron 14 consultas.
Tardaron pocos días más en darse cuenta de que era necesaria una línea específica para liberar el 112 para atender situaciones de emergencia. Coordinándose con Sanidad se pusieron manos a la obra y solo cinco días después, el 29 de febrero entraba en funcionamiento el 900 122 112 para atender consultas sobre el coronavirus. No es de extrañar que el nuevo número terminase en 112 pues se trata de uno que tenía reservado el Servicio de Emergencias para una situación excepcional, una línea «para ser activada para grandes emergencias».
En el sótano de la Consejería. No fue lo único que tenían preparado en la Junta para una emergencia y que aprovecharon. El consejero contó que al personal específico para atender este nuevo número se ubicó en la planta sótano del edificio que tiene la Consejería en la Avenida de Portugal, donde tiene su sede el área de Administraciones Públicas. Se trata de una sala que habían habilitado  como ‘sala espejo’ del 112, como plan B por si las instalaciones centrales del Servicio de Emergencias no se podían utilizar.
Ruiz Molina señaló que las llamadas siguieren en aumento durante el mes de marzo y que el 15 se tuvo que habilitar un número de teléfono nuevo, el  900 23 23 23 para aquellos ciudadanos que tuvieran síntomas. El consejero desveló que además se dio otro número a los agentes de Policía Local y a otros servicios de emergencias por si se bloqueaba el 112. Por ese mismo motivo, contó que él mismo dio su número de móvil a todos los alcaldes de la región, para que se pudiesen poner en contacto con él en caso de que no les cogieran en el 112.
El consejero expuso que el día que se recibió el pico de llamadas en el Servicio de Emergencias fue el mismo en el que Pedro Sánchez anunció el Estado de Alarma. Para hacer frente a esta mayor demanda, aseguró que se triplicó la capacidad de recibir llamadas del 112 y que además se aumentó un 20% los recursos humanos.