Page destaca el carácter político del trasvase y pide unidad

Leti G. Colao
-
Page destaca el carácter político del trasvase y pide unidad

El presidente autonómico pide en el acto del Día del Agua el mismo «coraje» que en el Levante para defender este recurso y advirtió que la sentencia del Supremo no se ejecutará a costa de los regantes del Tajo

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, insistió este viernes en la unión de todos los partidos para pedir el fin del trasvase Tajo-Segura envidiando la existente en el Levante e incidió en las «mentiras y el fraude» de un trasvase que apenas deja compensaciones económicas en la región, «aunque tampoco las queremos», explicó. Garcia-Page tildó de «despilfarro» una infraestructura que se aprobó en la dictadura franquista y aseguró que se trata de una decisión política apoyada por todos los gobiernos de España «aunque no siempre se ha hecho en la misma cantidad».

El máximo dirigente regional destacó en la celebracion del Día Mundial del Agua en Talavera que su gestión «no es incolora ni indolora» ya que «unos quieres trasvases y otros no, unos preparan recursos y otros no», dijo, recordando que «aquí hay gente que ha traicionado a Castilla-La Mancha cuando ha tenido la responsabilidad de gobernar esta tierra, y aquí dice una cosa y en Madrid otra». En este sentido, reclamó «coraje para decir lo que ya han dicho ya los jueces, y hace dos semanas algunos negaban». También recordó que este fue el argumento defendido por los eurodiputados que en 2016 conocieron la realidad del Tajo, tras el que dijeron «que es un insulto a la inteligencia considerar caudal ecológico las aguas residuales» de Madrid.

Así, con la cercanía de las dos últimas sentencias del Tribunal Supremo contra el Plan Hidrológico del Tajo y la ausencia de caudales ecológicos en Talavera, Toledo y Aranjuez, Page se felicitó por el trabajo llevado a cabo por su Gobierno pero recordó que esto «no lo es todo» y que «no se ejecutará a costa de los regantes del Tajo». Así, no dudó en considerar las cesiones de agua al Levante español como «un atropello y me atrevo a decir que será considerado en el futuro como un gran atentado ambiental».

Por ello, dijo, los que sigan optando por este procedimiento en lugar de por las desaladoras, «tendrán siempre enfrente al Gobierno de Castilla-La Mancha» asegurando que esta región apostaría por ellas si estuviera junto al mar, «pero nosotros sólo tenemos el río».

En materia económica, no dudó en reconocer que es «un fraude al que si le echamos las cuentas, estas nos saldrían» ya que está basado en la «mentira y el despilfarro» e incluso aseguró que en el Levante «cuando llueve, hay gente que se embolsa más dinero con el agua». Del mismo modo, defendió que en la zona del Segura no sólo «quieren agua, es que quieren el agua regalada».

El presidente de Castilla-La Mancha recordó que hace un par de años no se pudo trasvasar por los bajos niveles de agua existente en la cabecera del Tajo y se preguntó de dónde bebieron y qué hicieron entonces en la zona del Segura, lo mismo que pueden hacer ahora si finalmente se cierra el agua de las tuberías que parten de Sacedón. De lo contrario, ironizó, «vamos a tener que pedir un trasvase a la contra».

Page se definió como «antitrasvasista» después de vivir la experiencia del Tajo, pero reconoció no querer ningún problema para la zona este de España, aunque «lo que nosotros tenemos es una cloaca».

No olvidó agradecer a los premiados «su defensa aislada, con una batalla prolongada que como todas las que se basan en la justicia terminarán teniendo un buen resultado».

Por su parte, la consejera de Fomento, Agustina Garcia Élez, apostó por «un cambio de paradigma en el uso y la gestión del agua» apelando nuevamente al final del «sangrante» trasvase y recordando que deben ejecutarse las sentencias ya históricas del Supremo a favor del Tajo. La consejera recordó la importancia del agua, para lo que hay sustituto, y abogó incluso por fomentar esta defensa desde las aulas de los más pequeños.

Recordó que el Memorándum ignora las condiciones ecológicas del río y aplican restricciones a la cuenca cedente, «algo incomprensible», dijo, y donde los grandes perjudicados siempre son los municipios ribereños del Tajo. «La economía siempre es lo primero, el medio ambiente y la sociedad rural va después».

En este sentido, deseó que Bruselas «escuche al río, más después de estas sentencias a favor de un río esquilmado que siempre beneficia a otros», y recordó que hoy se poseen otras alternativas para depurar y reutilizar el agua.

García Élez abogó igualmente por el Pacto Regional del Agua recordando que «hemos sido y somos solidarios pero no podemos vercómo se va por una tuberia la mayor riqueza de una region». «A Castilla-La Mancha no le sobre el agua, pero sí una cosa, el trasvase, s etrata de hacer justicia e igualdad e las portunidades tras 40 años de saqueo».

El presidente de la Diputación, Álvaro Gutiérrez, recordó que el Tajo se encuentra «en situación muy crítica, esquilmado y degradado por culpa de trasvases que deben eliminarse por completo», algo que consideró una reivindicación «justa y necesaria».

Jesús Fernández Vaquero, presidente de las Cortes regionales, insistió en que la histórica sentencia del Supremo viene a dar la razón a los que aseguraban que la planificación hidrológica de la pasada legislatura «no es válida».

Consejo del agua. Por su parte, el secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, anunció ayer en una entrevista con EFE que «en próximas fechas» se convocará una reunión del Consejo del Agua de la Cuenca del Tajo para «hacer una puesta en común» de la sentencia del Tribunal Supremo que anula varios aspectos del Plan Hidrológico.