«Núñez tiene mejor relación con Page que con Casado»

C.S.Rubio
-

El secretario de Organización del PSOE en Castilla-La Mancha considera que «el último trasvase es una salvajada y una decepción»

Sergio Gutiérrez, secretario de Organización del PSOE de Castilla-La Mancha. - Foto: David Pérez

Sergio Gutiérrez vuelve a encabezar la lista socialista por Toledo. El objetivo del secretario de organización del PSOE es revalidar los resultados de abril en la región. Sabe que no será fácil, pero «ninguna de las razones que había en abril para votar al PSOE han desaparecido, todo lo contrario», añade.
El curso político arranca en Castilla-La Mancha en medio de una precampaña electoral y con usted también como candidato al Congreso. ¿Cómo lo lleva?
Al final las dos cosas van entremezcladas. Muchos de los retos que tenemos en la región para este curso político tienen que ver con que haya un gobierno de España y el color político que tenga.
Necesitamos un Gobierno con el que, por ejemplo, poder pactar una financiación autonómica que distribuya la riqueza para garantizar derechos básicos como la sanidad, la educación y los servicios sociales, y que no fije la población como único criterio. Mire, en el Paseo de la Castellana de Madrid viven 20.000 personas, el doble que en toda la Serranía de Cuenca, y no hay ningún centro de salud, mientras que en la Serranía de Cuenca necesitamos siete. Si queremos una España justa, el criterio de población no debe ser el que marque la riqueza nacional.
Viendo las encuestas, ¿ha merecido la pena convocar otras elecciones?
Creo que nadie quería elecciones y, por supuesto, no las quería el partido que las ganó. Tenemos la sensación de que nos han robado un Gobierno progresista. Pero no se trata de tener un gobierno a cualquier precio, sino de tener un gobierno estable y coherente.
Aquí algunos partidos se han puesto de perfil a la hora de afrontar la gobernabilidad de España, especialmente el PP y Ciudadanos, los mismos que en 2016 nos pidieron el esfuerzo de la abstención para que Rajoy fuera presidente, que algunos defendimos y que al final obtuvieron. Ahora parece que España no va con ellos al no ser ellos los que gobiernan.
En cuanto a Podemos, no ha entendido que la tarea que le encomendaron los ciudadanos fue la de influir en un gobierno progresista, no la de dirigirlo.
Por lo tanto, no se trata de si vale la pena o no la convocatoria electoral, sino de si teníamos las condiciones oportunas para tener un gobierno progresista y estable que diera seguridad al conjunto de ciudadanos.
En Castilla-La Mancha sí que se practicó la fórmula de Gobierno PSOE-Podemos. ¿Que Podemos se quedara en mayo sin representación parlamentaria aquí ha podido afectar en la negociación en Madrid?
 No. Creo que no ha habido ningún tipo de reflexión en este sentido en Podemos. Simplemente, han podido más los egos personales de su élite dirigente que los intereses generales. En ningún momento se puso encima de la mesa el para qué el gobierno de coalición, sino quiénes y en qué puestos. Cuando alguien en una negociación esconde las políticas y lo único que quiere es tener asegurados ciertos sillones, es muy mala señal...
En abril el PSOE logró en Castilla-La Mancha unos buenos resultados ¿Su rival será ahora la abstención?
Es uno de los principales problemas. La abstención siempre ha afectado más a la izquierda. Por tanto, es importante saber que lo que está en juego el 10 de noviembre es si en España habrá un Gobierno progresista, capaz de poner en hora los grandes retos que tiene el país, o si le damos a la derecha una oportunidad para seguir haciendo las políticas que ya fueron duramente castigadas hace unos meses.
Lo acaba de apuntar, en abril la gente fue a votar con ilusión. Ahora hay mucho enfado.
Ninguna de las razones que había en abril para votar al PSOE han desaparecido, todo lo contrario. La frustración de julio por no haber logrado un gobierno de izquierdas, tiene que provocar una reflexión de para qué ha servido el voto a determinadas fuerzas de izquierda. Por ejemplo, si en esta tierra una parte de los votantes de Unidas Podemos votarán al PSOE, habría más garantía de un gobierno de izquierdas y una menor representación de Vox en las Cortes Generales.
La ilusión de abril hay que transformarla en el razonamiento de noviembre. En saber que está en juego no solo la estabilidad y el desbloqueo, sino qué clase de estabilidad y desbloqueo queremos, si un desbloqueo apoyado por la suma de las derechas o uno con garantía de políticas progresistas. En abril, además, estaba la duda de qué haría Ciudadanos si el PSOE era la fuerza más votada en España o en las comunidades autónomas, hoy no cabe ninguna duda, si la suma da, gobernará con la derecha.
Y si la suma da con el PSOE será ‘con Rivera ahora sí’? El grito de abril en Ferraz fue muy claro…
Se están confundiendo los términos, la sesión de investidura tiene que favorecer la creación de un gobierno y luego está la legislatura, donde la negociación es el día a día cuando no hay mayorías absolutas. Los partidos nuevos que vinieron a regenerar la política, solo han servido para bloquear las instituciones, no han sabido diferenciar la investidura de la legislatura.
Cuando no se tiene una mayoría alternativa, lo que se tiene que hacer es favorecer la formación de Gobierno, especialmente las terceras y las cuartas fuerzas políticas. Lo que no puede ser es que en cuatro años hayamos tenido cuatro elecciones generales en este país. Los partidos nuevos que pretendían sustituir al PSOE por la izquierda, en el caso de Podemos, y al PP por la derecha, en el caso de Ciudadanos, no han entendido el papel que les han dado los ciudadanos, que es el de partidos bisagra que crean mayorías. Su papel de bloqueo va a ser fuertemente castigado en estas elecciones.
¿Y cómo ve Errejón? Acaba de empezar y ya roza el 5% de los votos.
Comprendo que siendo un partido que nace de una escisión de Podemos atraiga a mucho voto defraudado con la actitud personalista de Pablo Iglesias. En Castilla-La Mancha no se han presentado y quiero hacer aquí un llamamiento a todos los simpatizantes de Errejón para que cuenten con el PSOE para garantizar un gobierno de progreso donde los egos no marquen la agenda política.
Page ha llegado a decir que no le importaría fichar a Errejón.
Page ha demostrado que su modelo de partido es el de un partido muy abierto y trasversal, capaz de atraer a los mejores tanto por la izquierda como por el centro.
¿Cree, como Sergio Gutiérrez, que un mal resultado electoral debería suponer el paso atrás de un líder político que lo ha provocado?
¿Estamos hablando de alguien en concreto?
Pedro Sánchez, Rivera, Casado…
Sin ninguna duda, el PSOE va ser la primera fuerza política según todas las encuestas. La reflexión es sobre quién está provocando el bloqueo. Para lo único que ha servido el multipartidismo es para tener a España al ralentí durante cuatro años.

Como secretario de organización del PSOE regional ha tenido fácil hacer estas listas. Como decía Bono, gobernar une mucho…
¿Gobernar facilita? Seguramente, pero en Castilla-La Mancha lo que más une es tener un proyecto solido y un horizonte compartido. La victorias electorales son la suma de dos o tres ingredientes que aquí afortunadamente tenemos, como son el liderazgo cercano y humilde pero ambicioso de García-Page y con un horizonte en el que la mayoría de Castilla-La Mancha reconoce al PSOE como un partido capaz de hacer progresar a esta tierra y defenderla. El PSOE de Castilla-La Mancha es un partido progresista y regionalista.
¿El hacha de guerra está ya enterrada en el PSOE?
Yo no soy muy de hablar de hachas (ríe). Pero sí, los debates internos afortunadamente están ya cerrados. Los tuvimos precisamente para esto, para cerrarlos y no tenerlos permanentemente abiertos.
Hablando de debates internos, ¿cómo marchan las relaciones con el PP regional? ¿Se ha notado el cambio de líder en el PP?
La relación de Paco Núñez con Emiliano García-Page es infinitamente mejor que la relación que tiene Núñez con Pablo Casado. Nos gustaría que le dejaran hacer su propio proyecto político. Hemos visto como en las candidaturas a estas generales Génova le ha impuesto un regreso al pasado, poniendo de cabeza de lista al consejero de los recortes en Sanidad de Cospedal y no dejándole renovar las listas en el caso de Toledo.
La reforma del Estatuto está sobre la mesa y uno de los temas a debatir es si hay que ampliar el número de diputados. Cs ahora no lo ve prioritario y al PP nunca le ha gustado esta idea... ¿Se va a quedar fuera de la reforma visto lo visto?
Lo vamos a intentar. Creemos que es necesario acabar con una ley electoral injusta. En cualquier caso, las reglas de juego las tienen que marcar todos los que están en el campo, no puede ser una decisión unilateral. Solo habrá una nueva ley electoral si ésta es aprobada por consenso.
El agua es otro de los temas que también puede marcar esta posible reforma. ¿Ve posible aprobar en Madrid un texto autonómico que incluya medidas reales para la defensa del agua en la región?
En el próximo Estatuto vamos a incluir la obligación de proteger los derechos medioambientales en los que, obviamente, debe estar incluidos los caudales en cantidad y calidad de nuestros ríos. Pero en Madrid lo que tenemos que exigir de manera unánime y contundente es que se cumplan las directivas europeas y la sentencia del Tribunal Supremo y que el conjunto de la normativa que nos afecta se adapte a ella. Estamos ganando la batalla después de décadas, no creo que sean necesarias más leyes sino la adecuación de todas las existentes a lo que dicta Europa y el Tribunal Supremo sobre caudales ecológicos.
El Gobierno tiene obligación de reformar los planes de cuenca tras la sentencia del Supremo. ¿Para cuándo? ¿Qué caudal ecológico marcarán, o deberían marcar, para Toledo, Talavera y Aranjuez?
El Supremo ha anulado el Plan de Cuenca del Tajo que pactaron Rajoy y Cospedal por considerar que el caudal mínimo que nos vendieron no es suficiente para garantizar la sostenibilidad de la fauna y la flora. Lo normal sería multiplicar por dos o por tres los metros cúbicos por segundo actuales, es decir un mínimo de 12 metros cúbicos por Aranjuez y no menos de 20-25 metros cúbicos por Toledo y Talavera. El Ministerio ya debería haberlos publicado y, en breve, deben empezar a redactar los nuevos planes de cuenca para la Comisión Europea, el tener un gobierno en funciones en este tema también perjudica la ejecución de la sentencia, recuerden que la sentencia del Supremo se conoció con el gobierno ya en funciones.

Y cómo se explica que el PSOE hable aquí de trasvases cero y en Madrid su ministra siga aprobando uno mensual. Porque la autorización, al estar la cabecera en nivel 3, ya no es automática por la comisión de explotación, sino que requiere autorización ministerial.
Porque aquí, en el PSOE defendemos a ultranza el interés de Castilla-La Mancha y en Madrid aplican las leyes heredadas en materia de agua. Las reglas de explotación son las aprobadas por Rajoy y Cospedal y fue la mayor traición para nuestra tierra. ¿Qué pactaron? Que por encima del 25% de agua embalsada el trasvase era automático, y que por debajo del 25% se puede trasvasar hasta un máximo de 20 hectómetros cúbicos en función de unos parámetros establecidos. Estas reglas son, desde mi punto de vista, contrarias a la sentencia del Supremo y trasvase el agua quien lo trasvase nos parece un atropello.

¿Se esperaba que estaba semana se aprobara un trasvase de casi 20 Hm3?
No, es una salvajada y una decepción. Es verdad que el Gobierno de España está acelerando las inversiones para conectar las desaladoras y multiplicar su posibilidad de uso, además de tener una perspectiva de cambio sobre los caudales ecológicos. Pero aquí lo tenemos muy claro, todos los pasos que hemos dado en materia de agua han sido gracias a nuestro esfuerzo como región y a pesar de Madrid.
¿Ve posible que Pedro Sánchez cumpla su compromiso de duplicar la capacidad de las desaladoras de aquí a 2020?
Sí, sin duda. Pero para ello es necesario que deje de estar en funciones cuanto antes. De hecho las próximas elecciones también van de ello. El PP ya ha anunciado a nivel nacional que quiere blindar el trasvase. Pedro Sánchez ya ha repetido que quiere garantizar las alternativas al mismo.
En Castilla-La Mancha Vox ha entrado con relativa fuerza. ¿Cómo lleva un socialista afirmaciones como las de Ortega Smith contra las Trece Rosas?
Vox está demostrando que es el partido del odio, usa el enfrentamiento como arma de movilización. En una democracia consolidada como España deberíamos tomarnos más enserio el combatir este tipo este populismo ultra, que lo único que pueden llevar es a un horizonte de confrontación en nuestro país.
Con declaraciones como las de las Trece Rosas demuestran que hay un paralelismo entre los independentistas y los dirigentes de Vox, al manipular la historia para sus propios intereses electoralistas. Me preocupa este enfrentamiento como arma de movilización electoral, en el sentido en que es muy fácil entrar en su estrategia, te indigna tanto que lo primero que haces es contestar pero, al final, estás entrando en su terreno de juego.
¿Los dos diputados de Vox en Castilla-La Mancha son fruto de que en la región existe aún ese llamado franquismo sociológico o es hartazgo contra la clase política?
Fue la debilidad del PP. Los españoles somos muy mayoritariamente moderados y sensatos. Hay mucha gente que viendo lo que representa y defiende Vox se ha arrepentido de darles esa oportunidad en las elecciones. En las elecciones autonómicas Vox ya bajó diez puntos en Castilla-La Mancha.
Se cumplen 100 días del Gobierno de Page ¿Cómo lo valora?
La mayoría absoluta no le ha cambiado ni en los objetivos de recuperación social, ni en los de crecimiento y cohesión como Región, ni en su ambición con respecto al empleo. Más bien al contrario, le hacen ser aún más exigente. Pero sobre todo lo que no le ha cambiado es en su visión de cómo debe ser la política. En un contexto nacional en el que nadie es capaz de pactar con nadie, en menos de 100 días se ha acordado una hoja de ruta con agentes sociales y numerosos pactos con la oposición. Yo definiría en cuatro palabras estos 100 días: estabilidad, diálogo, moderación y progreso.



Las más vistas