La nueva Europa echa a andar

M. R. Y. (SPC)
-

Von der Leyen inicia su mandato con un mes de retraso con el objetivo de concluir el Brexit y ampliar el grupo como retos más inmediatos

La nueva Europa echa a andar - Foto: PATRICK SEEGER

La Unión Europea parece haberse acostumbrado a demorar sus proyectos. Después de tres prórrogas del Brexit -que debía haberse llevado a cabo el pasado 29 de marzo-, a pocos pareció extrañar que la puesta en marcha del nuevo Ejecutivo comunitario también se aplazase, aunque en esta ocasión fuera solo un mes. 
La alemana Ursula von der Leyen inicia su mandato con la llegada de diciembre con un equipo en el que falta un representante del Reino Unido, porque el Ejecutivo británico se ha negado a enviar a un candidato a comisario europeo ante la inminencia -en principio- de su ruptura con la UE.
La conservadora germana, que ha visto cómo parte de su equipo era desaprobado por la Eurocámara -tuvo que cambiar a los aspirantes de Francia, Hungría y Rumanía, que no superaron la votación en Estasburgo-, se convertirá en la primera mujer en dirigir la CE, pero lo hará en un momento de máxima polarización en las instituciones comunitarias, como ya se reflejó en su propia aprobación. El apoyo explícito de las tres grandes familias políticas -conservadores, socialistas y liberales, que suman 444 escaños- no le evitó sudar para romper la barrera de 374 diputados que fija la mayoría absoluta. Sacó adelante su candidatura por un ajustado resultado: 383 votos a favor, 327 en contra y 22 abstenciones. Fue justo cuando salió elegida cuando Von der Leyen llamó a todos los grupos y países a «trabajar juntos» por una «Europa fuerte y unida», de cara a los retos que se avecinan en el bloque comunitario.
Unos desafíos que encabeza, no solo por la importancia que conlleva, sino por ser el más inmediato, el Brexit, cuya fecha límite para que sea efectivo es el 31 de enero. El divorcio británico será el primer gran lance para el nuevo Gobierno de Bruselas, que encara las elecciones en el Reino Unido del próximo 12 de diciembre con temor y respeto a partes iguales.
La salida de uno de los Estados más relevantes dará paso a que otros traten de ostentar el poder que se deja. Así, el llamado Grupo de Visegrado -Eslovaquia, la República Checa, Polonia y Hungría- buscará un mayor reconocimiento en el seno de una institución que hasta ahora ha estado comandada por Alemania y Francia.


Una mirada al este

Precisamente, esos países del este de Europa pueden ser determinantes para otros dos desafíos a los que se enfrenta el equipo de Von der Leyen: la ampliación de la Unión Europa y la gestión de la política migratoria.
En el primero de los puntos, la adhesión de los Balcanes occidentales -con Serbia a la cabeza, pero también pendientes Albania, Bosnia-Herzegovina y Macedonia-, los países limítrofes con los aspirantes pueden ejercer presión para que sean aceptados.
En cuanto a la crisis migratoria, aún sigue pendiente el reparto de refugiados y son, precisamente, algunos de los integrantes de ese cuarteto -Hungría y Polonia- los más reacios a cumplir con las cuotas estipuladas por las autoridades comunitarias.
La más que previsible recesión económica que se vivirá en los próximos años será otro caballo de batalla para la nueva Comisión, que pretende poner en marcha una reforma estructural del bloque a través de la que se cree un seguro de desempleo comunitario y ahondar en las políticas fiscales que pongan el foco en la inversión, de la que parte del gasto se pretende destinar a la lucha por el clima y a la digitalización.
Con el presidente francés, Emmanuel Macron, lanzando un órdago a la OTAN -el galo pretende la creación de un Ejército común que supla a la Alianza en el seno de la UE-,Von der Leyen, que fue ministra de Defensa alemana, amparará la visión de Berlín, contrario a dejar de lado a la organización.
También en cuestión de relaciones bilaterales, los aranceles impuetos por EEUU y la guerra comercial entre Washington y Pekín determinarán parte de la política económica de una Comisión que todavía tiene cuatro años por delante para llevar adelante sus planes y concluir el legado del anterior Ejecutivo.