«Al principio es difícil escribir escenas eróticas»

Inmaculada López
-

La escritora de Guadalajara acaba de publicar 'Déjate llevar', la primera parte de una trilogía romántico-erótica que ya tiene atrapados a cientos de lectores: «Es un género en el que me siento cómoda»

La escritora de Guadalajara acaba de publicar 'Déjate llevar' - Foto: Javier Pozo

Fátima Corral (Guadalajara, 1985) es profesora de Lengua y Literatura y una de las escritoras noveles más prometedoras de la provincia. Acaba de publicar 'Déjate llevar', la primera parte de una trilogía de género romántico-erótico que ya tiene atrapados a cientos de lectores. ¿Estaremos ante la nueva Elísabet Benavent alcarreña? Sólo el tiempo nos lo dirá pero, sin duda, va en camino de conseguirlo.
¿Cómo se sumerge en el mundo de la escritura?
Utilizo la escritura como método para desestresarme. Soy profesora, tengo dos hijos en casa y mi cerebro funciona al doscientos por cien. Me surge la inspiración, se crean historias en mi cabeza y tengo la necesidad de escribirlas para poder dejar hueco a otras cosas. Así es como empezó todo.
¿Cómo surgió la idea de escribir Déjate Llevar?
La idea surgió porque tengo dos amigos de Guadalajara que tienen una historia personal de adopción y búsqueda de familiares que me pareció muy interesante y, en su momento, les propuse escribir algo sobre ello. Lo intenté llevar al thriller o al suspense y no había forma, lo que escribía no me gustaba nada. Hasta que un día tuve un sueño diferente y se me ocurrió llevarme la historia al terreno romántico. Me puse a escribir y ya no hubo forma de parar. Escribo a golpe de inspiración, según me van surgiendo las ideas. De hecho, no releo ni corrijo al momento cada capítulo que escribo. Por el motivo que sea, tengo la suerte de que cuadra, de que funciona cronológica y estructuralmente.
¿Cómo fue el proceso de creación de esta novela?
El libro empecé a escribirlo en 2015. Me iba gustado lo que iba saliendo, pero entre 2015 y 2018 hubo varios parones por distintos motivos. Y justamente los años que tuve oposición, porque yo soy profesora interina, fue cuando mejores ideas me surgían. El proceso de escribir toda la trilogía, que ya está terminada, me llevó dos años juntando todos los meses que dediqué. Tuve la suerte de que todo me salía bastante  fluido a pesar de no contar con ninguna estructura previa. De hecho, hasta diciembre del año pasado no sabía cómo iba a terminar. La idea inicial era escribir un solo libro, pero al final me lié y ha salido una trilogía. El final lo puse el 28 de febrero.
Acaba de publicarse la primera parte de esa trilogía. ¿Ya hay fecha para las dos entregas siguientes?
Mi intención es que a principios de diciembre salga publicada la segunda parte y, en función de cómo se vayan desarrollando los acontecimientos, decidiremos cuándo se publicará la tercera.
Háblenos brevemente del argumento de la obra...
Es un libro escrito en primera persona. La protagonista es Sara, una joven treintañera de Guadalajara que por diferentes motivos y rupturas sentimentales no quiere tener relaciones serias. Pero, de repente, aparece Peter, que pertenece a un ámbito social elevado, mucho mayor que el suyo, y a Sara la da miedo entrar en ese mundo porque cree que no es capaz de controlar este tipo de situaciones. La novela se basa muchísimo en los miedos e inseguridades de la protagonista. Peter la ofrece un mundo diferente, seguro, de lujo, lleno de deseo, pasión y sexo y ella vuelve otra vez a entrar en el mundo de las inseguridades que Peter le estaba borrando. Ahí se desarrollar la trama de esta primera parte de la trilogía que es Déjate llevar.
¿Guadalajara tiene un peso importante en la novela?
Guadalajara es el escenario y localización del libro porque tanto la protagonista como los amigos son de Guadalajara y viven en Guadalajara. Entonces, quedan en Guadalajara, aparece el Infantado, aparecen las Ferias porque algunos personajes son peñistas, aparece el restaurante La Pasta porque es  el restaurante de referencia de este grupo de amigos… Realmente es la historia de un grupo de amigos de Guadalajara.
¿Por qué se decanta por el género romántico-erótico?
Lo que yo leo sobre todo es novela policiaca, pero cuando llegó el boom de la novela romántica-erótica, me metí en ella por conocer lo que se movía en el mercado. Ahora soy seguidora de Elísabet Benavent y de Megan Maxwell, que son las grandes autoras de este género. Mi novela salió romántica porque, en ese momento, surgió así, me pareció lo más fácil de escribir, lo que mejor cuadraba en la historia. Luego, utilicé a mi cuñada como lectora cero y ella fue la que me sugirió elevarla a un tono más alto. Ahí fue cuando decidí llevarla a la parte erótica, es decir, no dejarla solo en el terreno romántico, en la parte bonita de corazones y piruletas. Al principio es complicado escribir escenas eróticas, pero es un género en el que me siento cómoda.
¿Es un género en alza?
Es verdad que, hasta hace unos años, era un género que estaba como en un segundo plano, pero realmente tiene muchos lectores. Soy profesora de Lengua y Literatura y me conformo con que la gente lea. Es cierto que por las características que tienen, este tipo de novelas son rápidas de leer y eso es lo que la gente suele buscar hoy en día: la inmediatez, que le enganche una historia, el irse a la cama pensando en lo que puede pasar… Por eso se explica también el auge que está teniendo la novela policiaca, porque tiene unos ingredientes muy parecidos. Esta trilogía está escrita de una forma muy sencilla y natural, el propósito es que la gente se sienta identificada con alguno de los personajes porque eso hace que se involucre más en la historia.
¿Cómo está siendo la acogida de Déjate llevar?
Está siendo muy buena, las opiniones están siendo muy positivas. Por ahora, no me he encontrado a nadie que no le haya gustado o que me haya dicho que la historia está mal construida. Todo lo contrario. Me emocionan y me ilusionan mucho las opiniones que me están llegando a través de las redes sociales, las peticiones de que salga ya la segunda parte, cuando me dicen que les ha enganchado mucho, que se han leído el libro en seis días… La verdad es que llegar así al lector es algo muy bonito.
¿Cómo se afronta la publicación y promoción de su primer libro en unos momentos tan complicados por la crisis sanitaria del coronavirus?
Ha sido un hándicap porque este libro está moviéndose, sobre todo, por redes sociales y yo tenía pensado darle un buen empujón en las presentaciones públicas y en la Feria del Libro de Guadalajara, que finalmente se ha suspendido. Es algo que no viene bien a nadie. De momento, tengo previstas dos presentaciones, una en Valdeluz, que es donde resido, y otra en Cabanillas del Campo. Pero todo está cogido con pinzas. Y eso hace que el libro apenas tenga repercursión en personas que no manejan las redes sociales. Pero, bueno, es la situación que tenemos, y a la que tenemos que adaptarnos.  En estos momentos, lo más importante es la salud.
 ¿Cómo se definiría a sí misma como escritora?
Utilizo un lenguaje sencillo y un léxico fácil para llegar a la gente. Me gustan las historias naturales, rápidas de leer, en las que el lector se pueda involucrar, sin mayores dificultades porque a mí lo que me interesa es que la gente lea y que se interese por otro tipo de historias. No soy disciplinada ni me marco horarios, escribo según me viene la inspiración.
¿Y como lectora?
Soy de novela negra. Autores preferidos no tengo ninguno porque toco muchos. En policíaca, sigo a Dolores Redondo, a Camila Läckberg… Pero luego en novela romántica o actual me decanto por Màxim Huerta, por Elísabet Benavent… Y también me gusta mucho María Dueñas.
¿Tiene fuentes de inspiración?
En primer lugar, la lectura. Yo leo mucho y eso me da muchísima inspiración. En segundo lugar, la música. Voy con los cascos puestos todo el día, necesito música y escucho multitud de géneros. Y, luego, la vida en general. Soy profesora y los chavales me cuentan muchísimas historias que llevándotelas a otro plano o al mundo adulto también me vienen bien como inspiración. Pero, vamos, se puede decir que me inspira la vida en general.  
Su primera trilogía está escrita.  ¿Algún otro libro en proyecto?
Durante el confinamiento tuve mucho trabajo. Necesitaba desestresar y descargar mi mente y, sin quererlo, empecé a escribir otra novela de cuyo final estoy pendiente todavía. No forma parte de esta trilogía, pero los protagonistas sí son dos personajes de ella. Entonces, escribir esa novela será como cerrar toda la historia. En cuanto al género, sigue la estela de las anteriores, pero hay un personaje que es muy gracioso, que no tiene filtros y eso la hace que la historia sea más rápida, amena y cómica.