La ocupación laboral de jóvenes,en su mejor nivel desde 2009

La tribuna
-
La ocupación laboral de jóvenes,en su mejor nivel desde 2009 - Foto: Alberto Rodrigo

Un estudio de Randstad destaca que la tasa de ocupación de los menores de 25 años ha llegado al 58,2 %, remontando desde el pozo en que se instaló en 2014 con un 37,7 %

j.a.j. / toledo
Cuando se habla de empleo, el segmento juvenil reúne buena parte de las preocupaciones del conjunto de la sociedad. Por ello, a expensas de detalles sobre la calidad del empleo que obtienen los jóvenes como la cuantía de sus salarios o la duración de sus contratos, es objetivamente una buena noticia que la ocupación laboral juvenil en la región ya ha alcanzado su mejor nivel desde 2009. Así lo constata un informe del grupo de recursos humanos Randstad recientemente publicado. 
El estudio, basado en los datos  sobre esta materia publicados por el Instituto Nacional de Estadística, concluye que la tasa de ocupación laboral de los jóvenes castellano-manchegos ya alcanza el 58,2 por ciento. En los últimos 10 años, sólo se encontró un porcentaje mejor en 2009, con un 63,3 por ciento. Pero entonces estaba a la baja respecto al 68,6 por ciento de menores de 25 años ocupados que existía en 2008. Este porcentaje fue disminuyendo año tras año hasta llegar al fondo de este particular pozo en 2014, con una tasa de ocupación juvenil de sólo el 37,7 por ciento. A partir de ahí ha ido subiendo hasta alcanzar el porcentaje actual al final de 2018, respecto al 54 por ciento de 2017.
Actualmente, Randstad destaca que Castilla-La Mancha cuenta con más de 40.000 trabajadores menores de 25 años. Aún así, la tasa de ocupación juvenil en la región es la tercera más baja de España.
El análisis de Randstad pone de manifiesto que Baleares es la comunidad que registra la mayor tasa de ocupación de menores de 25 años, ya que el 77,3% de los jóvenes insulares se encuentra actualmente ocupado. Le siguen, con tasas superiores al 70%, Euskadi (77%), Navarra (76,6%), Castilla y León (74,5%), Asturias (72,4%), Cataluña (72,3%), La Rioja (71,3%), Aragón (71,2%) y Galicia (70,2%). Por encima de la media nacional (66,5%) también se encuentran Madrid (69,6%), Comunidad Valenciana (66,9%) y Murcia (66,7%).
En el lado contrario, Cantabria y Canarias se sitúan por debajo de la media nacional, con el 65,1% y el 62,6%, respectivamente. Alejándose de la media nacional, les siguen Castilla-La Mancha (58,2%), Andalucía (54,9%) y Extremadura (49,7%). 
En términos absolutos, 996.800 profesionales menores de 25 años se encuentran trabajando actualmente en España, un 7% más que la cifra registrada hace un año (931.700).
Por comunidades autónomas, Cataluña (222.400), Andalucía (153.800) y Madrid (149.900) son las regiones que registran el mayor número de trabajadores menores de 25 años. En concreto, entre las tres suman más de 526.000 trabajadores de este colectivo, es decir, el 52,8% de los empleados menores de 25 años pertenecen a una de estas tres comunidades. Tras ellas, Comunitat Valenciana (100.600), Canarias (47.100), Castilla y León (43.000), Euskadi (41.800) y Castilla-La Mancha (40.400) son las regiones que más empleados de este colectivo registran.
En el lado contrario, y con valores inferiores a 40.000, se sitúan Galicia (38.600), Murcia (37.700), Baleares (33.700) y Aragón (27.200). Extremadura (16.300), Navarra (16.000), Asturias (12.300), Cantabria (7.100) y La Rioja (5.700) son las comunidades que registran el menor número de ocupados menores de 25 años.
casi siempre por debajo de la media española. La tasa de ocupación de los menores de 25 años en Castilla-La Mancha es menor que la media española, que se sitúa en un 66,5%. Este porcentaje es el más elevado de la serie analizada en el conjunto español, sólo superada en 2008 (71%). 
Se da la circunstancia de que en los 10 años analizados, en todos la media de ocupación juvenil española ha sido superior a la registrada en la región salvo en uno. Fue 2009, donde la media española se situó en un 61,2 por ciento mientras la tasa regional llegaba al 63,3 por ciento.
Sin embargo, cabe marcar que la diferencia entre tasas de ocupación juvenil nacional y regional fue muy pequeña, de como mucho dos puntos, hasta 2012. En 2013, empezó a haber una distancia mayor que se hizo enorme en 2014, al coincidir el 37,7 por ciento regional con el 48,2 por ciento español. Hay que resaltar que mientras la tasa de ocupación juvenil española empezó a recuperarse tras la crisis en 2014, en Castilla-La Mancha esta mejoría empezó un año después. Desde entonces, la tasa española de ocupación juvenil es, cada año, ocho puntos superior a la castellano-manchega.
Aunque la tendencia española es positiva, los índices de empleo de menores de 25 años en España aún se encuentran lejos de la media europea (85,2%) y de países como Alemania (93,8%), Países Bajos (92,8%), Reino Unido (87,9%), Portugal (79,8%) o Francia (78,9%), según los datos de Eurostat.
La tasa de ocupación de profesionales menores de 25 años en nuestro país sólo es superior en Europa a los datos de Italia (65,3%) y Grecia (56,4%).
Volviendo a los datos de empleo juvenil en el ámbito nacional, el informe de Randstad destaca que a mayor nivel educativo alcanzado, mayor es la tasa de ocupación entre los trabajadores más jóvenes. El porcentaje de los profesionales que cuentan con formación superior es del 75,2%, la segunda tasa más elevada desde 2009, con 279.300 empleados. Tras los menores de 25 años con formación superior, los profesionales que cuentan con estudios secundarios tienen la segunda tasa de ocupación más elevada. En concreto, el 65,2% de los empleados de este colectivo se encuentran actualmente trabajando, lo que supone un total de 683.900 profesionales, un 12,2% más que hace un año.
En el lado opuesto, se sitúan los empleados menores de 25 años con formación primaria. En este caso, la tasa de ocupación de este colectivo es del 42,6%. Es decir, menos de la mitad de activos de este colectivo se encuentra trabajando.