El Ministerio usará el mismo test del Sescam para su estudio

L.G.E.
-

En Castilla-La Mancha se recogerán muestras de 6.480 personas para el análisis de la inmunidad de la población española. Además la Junta lo hará con todos los profesionales sanitarios asintomáticos

El estudio del Ministerio, con los mismos tests del Sescam

Cuando Castilla-La Mancha había comprado un lote de tests rápidos y esperaba su llegada, salió a la luz la noticia de una partida defectuosa que había adquirido el Gobierno de España. Sin embargo, las pruebas compradas por la Junta han dado el resultado que se esperaba y, tal y como avanzó esta mañana el consejero de Sanidad, «los tests rápidos que llegaron a Castilla-La Mancha son los que va a comprar el Ministerio para hacer el estudio de seroprevalencia».
Jesús Fernández Sanz resaltó que en la región «fuimos los primeros» y que además la compra salió bien. «Somos de las comunidades que más tests realizamos, tantos de unos como de otros», comentó, «somos los que más casos confirmados ofrecemos y los que menos sospechosos». Explicó que a medida que se van haciendo más tests, más casos se pueden confirmar y, por lo tanto, baja el número de sospechosos.
Fernández Sanz hizo estas declaraciones después de una reunión que mantuvo con el presidente de la Junta, contactando con los responsables de la Atención Primaria en Castilla-La Mancha a través de videoconferencia. El estudio de seroprevalencia en el que se va a utilizar el mismo tipo de test que el que compró la Junta es el que ha diseñado el Ministerio de Sanidad para conocer cuál es la inmunidad de la población española. Es decir, se pretende saber a través de una muestra de la población en todas las comunidades españolas qué porcentaje de personas ha pasado el coronavirus y ha generado anticuerpos. Eso es algo clave para calcular el riesgo de rebrote cuando llegue la desescalada.
El consejero de Sanidad apuntó que «el Ministerio es el que ha decidido cómo y a quién y las comunidades autónomas vamos a hacer el trabajo de recogida de muestras». En el caso de Castilla-La Mancha, tendrán que recogerse de 6.480 personas. Por provincias el mayor número será de Toledo, que es la más poblada, con 1.620 personas. Le seguirán por cantidad las 1.380 de Ciudad Real, las 1.260 de Albacete, las 1.140 de Guadalajara y las 1.080 de Cuenca.
Eso es lo tocante a la población general, pero además Fernández Sanz anunció que en Castilla-La Mancha se va a hacer un estudio de seroprevalencia para los profesionales sanitarios que no tienen síntomas, los asintomáticos. Aclaró que aquellos que sí han presentado o siguen teniendo síntomas cuentan con un protocolo propio para hacer pruebas. Este estudio nuevo lo que pretende es conocer la inmunidad del personal sanitario de la región.
Fernández Sanz avanzó que se establecerán dos grupos. El primero, por el que se empezará, es el de profesionales sanitarios que han tenido contacto con la enfermedad y que hasta la fecha no se les había  hecho ninguna prueba. En una segunda prioridad entrarán los profesionales sanitarios que no han entrado en contacto con el Covid-19.
El consejero explicó que se persiguen dos objetivos. Por un lado se trata de proteger la salud de los profesionales. «Nos preocupa claramente», apostilló. Por otro, también quieren conocer así la capacidad del sistema, concretando quiénes pueden trabajar y quiénes no. Avanzó que la instrucción la tienen lista para su publicación y que llevan dos semanas trabajando en la seroprevalencia de los profesionales con el departamento de Recursos Humanos y de Prevención de Riesgos Laborales.